Domingo, 21 de Octubre de 2007

El cantante de Depeche Mode, solo por segunda vez

Dave Gahan lanza 'Hourglass', un disco donde "la electrónica es mucho más evidente"

EFE ·21/10/2007 - 13:40h

EFE - El líder de Depeche Mode, Dave Gahan, posa durante la entrevista que concedió a Efe con motivo de la publicación de su último disco en solitario, "Hourglass". EFE

Dave Gahan debutó en solitario hace cuatro años con Paper monsters y prueba de que le gustó es Hourglass, el nuevo álbum del líder de Depeche Mode, con el que asegura experimentar la "evolución lógica de un artista" y dar continuidad a la línea marcada por el grupo en su último disco Playing the angel.

Fue con este trabajo con el que Dave Gahan decidía desarrollar y consolidar su faceta como compositor para Depeche Mode, junto a Martin L. Gore y Andy Fletcher, ya que hasta el momento sólo había puesto su voz y su imagen al servicio del grupo.

"Siempre he creído en la importancia de la voz y la presencia del cantante dentro de un grupo, sin necesidad de que éste se dedique a escribir las canciones, porque creo que en él está el hacerlas o no suyas", explica el músico británico.

Pero tras experimentar con Paper monsters, un disco en el que reunía todo el material que había ido escribiendo en los más de 20 años de existencia del grupo, y después del éxito de la gira Touring the angel, con la que Depeche Mode visitó Madrid y Barcelona en febrero del año pasado, creyó que había llegado el momento de hacer algo novedoso.

Dos trabajos muy diferentes 

Por eso cree que sus dos únicos álbumes en solitario son muy diferentes en el concepto y en la forma de crearlos, ya que para éste ha hecho las canciones, las ha cantado y las ha grabado, estando en "contacto permanente" con los productores.

"Todo ha sido mucho más rápido, componía y grababa al mismo tiempo", asegura Gahan, quien no duda en decir que "Hourglass" -lo publica esta semana con EMI Music- es una "especie de continuación" de Playing the angel.

"Es un trabajo -destaca- que capta muy bien el momento en textos y melodías, porque tenía las cosas muy claras y porque ha sido creado desde la libertad y sin presiones, ni fechas de entrega".

Más electrónica

Hourglass son diez cortes creados en colaboración de Christian Eigner (batería) y Andrew Phillpott (guitarras), miembros de la banda con la que gira Depeche Mode, en los estudios que Gahan tiene en Nueva York, en donde vive los últimos diez años, y lo ha mezclado con Tony Hoffer, habitual de Beck, Air, Los Kooks y los Fratellis.

En él, "la electrónica es mucho más evidente", incluso ha "manipulado el sonido orgánico con sintetizadores y máquinas", para que todo fuera más evidente.

Con títulos como Kingdom, Miracles o Down, Dave Gahan reconoce que los textos tratan sobre su propia vida y hacia dónde dirige sus pasos, aunque al mismo tiempo y con unos muy cuidados 45 años, asegura que no le preocupa "lo más mínimo" el paso del tiempo, "después de todo lo vivido".

Un nuevo comienzo 

"Me interesa -comenta- más el día a día, si llueve o no, mis hijos,..., cosas de ese tipo. He vivido mucho, sí, pero todo se ha ido matizando con el tiempo". De ahí canciones como Endless, en las que dice sentir como si viviera un "nuevo comienzo, en cuanto a lo profesional y a lo familiar".

"Veo que cada vez soy mejor ser humano o por lo menos lo intento", concluye Gahan, quien está de acuerdo con que el álbum tiene muchos "momentos melancólicos", pero es que la melancolía es una parte muy importante en su vida y en su música.

A pesar de que Hourglass tiene mucho de electrónica, el músico británico no suele escuchar mucha música de este tipo, porque cree que "está muy mal utilizada", incluso dice que de todos los grupos que hay en el mercado, sigue prefiriendo a Kraftwerk.

La realidad es que Dave Gahan no se siente parte de "lo que ocurre en el mundo de la música". "La industria -añade- apuesta por los comercial y efímero, pero la gente busca un disco o una canción con lo que identificarse y eso es lo que hay que darle".