Domingo, 21 de Octubre de 2007

Exteriores edita un libro en el que asegura que no renunciará a la soberanía de Gibraltar

EFE ·21/10/2007 - 11:36h

EFE - Vista general del Peñón de Gibraltar desde La Línea. EFE

El Ministerio de Asuntos Exteriores ha editado un libro sobre el contencioso de Gibraltar en el que asegura que la reivindicación de España sobre la soberanía de la colonia británica es "irrenunciable" y que seguirá discutiéndola con el Reino Unido de manera bilateral.

El libro, titulado "La cuestión de Gibraltar", repasa el desarrollo del conflicto desde una perspectiva española desde sus raíces hasta los acuerdos alcanzados en Córdoba en septiembre del pasado año en el marco del llamado Foro Tripartito de Diálogo.

Exteriores considera que las medidas acordadas en este foro representan "la superación de una política de aislamiento de los habitantes de Gibraltar y el establecimiento de una política de cooperación con su entorno".

Pero esta nueva política, aclara, "no supone que la cuestión de fondo esté resuelta", en alusión a la de la soberanía, "o que se abandonen las reivindicaciones históricas de España con respecto a la colonia".

El Gobierno, que define el contencioso como "un vestigio de los conflictos dinásticos del Antiguo Régimen", subraya que la soberanía de Gibraltar debe discutirse "bilateralmente" con el Reino Unido en el llamado proceso de Bruselas, paralelo al Foro de Diálogo.

"El proceso de Bruselas está plenamente vigente", señala Exteriores, que recuerda que el contencioso sobre la única colonia existente en Europa debe resolverse en el marco de la doctrina establecida por Naciones Unidas desde hace 40 años.

Exteriores expresa la voluntad de España de seguir dialogando en el foro tripartito tras los acuerdos negociados hace un año sobre el uso conjunto del aeropuerto, el pago de pensiones, el tránsito por la verja o la apertura de una sede del Instituto Cervantes, prevista para antes de final de año.

Para el Gobierno, la apertura de este centro cobra una especial relevancia debido a que el uso del español "está decayendo entre los gibraltareños, en especial entre los jóvenes", hecho que -añade- no favorece su integración con los habitantes del Campo de Gibraltar.

El libro incluye una colección de documentos básicos, comenzando por un extracto del Tratado de Utrecht (1713), por el que España cedió el Peñón a la Corona británica a partir del pacto entre el Rey de Francia Luis XIV y la Reina Ana de Inglaterra tras la guerra de sucesión española.

En el libro, se destaca que hubo una "imposición" de dicho tratado a España, puesto que Luis XIV lo negoció directamente con la reina inglesa tras impedir "el paso por territorio francés de los plenipotenciarios españoles que deseaban acudir a Utrecht".

Exteriores reseña que esta cesión incluía la ciudad y castillo de Gibraltar, junto con su puerto, defensas y fortalezas, pero no así las aguas territoriales, el espacio aéreo suprayacente y el istmo, cuya ocupación por parte británica considera "ilegal y contraria a los principios del Derecho Internacional".