Sábado, 20 de Octubre de 2007

El AVE aspira a robar hasta el 50% del pasaje al avión

El trayecto Madrid-Barcelona, ida y vuelta, costará de 150 a 200 euros, la mitad que el puente aéreo

GLÒRIA AYUSO ·20/10/2007 - 21:12h

El tren de alta velocidad, a punto para su llegada a Barcelona

Al avión le ha salido un gran competidor: el AVE. Si los plazos de ejecucion de las obras se cumplen, en dos meses, el tren de alta velocidad pujará en el negocio de transporte de pasajeros entre Madrid y Barcelona.

Renfe asegura que el AVE, con un billete que podrá llegar a costar la mitad que el puente aéreo, se llevará el 50% de los pasajeros que viaja de forma periódica entre Madrid y Barcelona. Iberia, por su parte, sostiene que perderá el 35% de sus clientes. Ésta es la ruta aérea con más pasajeros del mundo: 4,7 millones al año.

La lucha se prevé dura. El tiempo y el precio son los principales factores en la competición. El viaje en puente aéreo de Iberia tiene una duración de 50 minutos. Pero el aeropuerto queda lejos del centro de la ciudad. De Puerta del Sol a Plaza Catalunya, el tiempo de recorrido entre avión y taxis es de dos horas. Aunque las colas en el control de seguridad del aeropuerto pueden alargar más el viaje. El billete cuesta 396 euros. Si se suman los taxis, la factura se situaría en 485 euros, tal y como ha comprobado Público, realizando el recorrido.

El viaje en tren durará más, cerca de dos horas y 35 minutos. Si no es directo, se deberán sumar unos ocho minutos por parada. La gran ventaja es que llega al centro de la ciudad. El tiempo de desplazamiento entre Puerta del Sol y Plaza Catalunya vía ferrocarril es de unas tres horas. El billete tendrá un precio más que competitivo: entre 150 y 200 euros, ida y vuelta, aunque aún está por definir. El AVE a Sevilla, con un recorrido más corto, cuesta entre 115 y 170 euros. En Barcelona, habrá también distintos tipos de oferta. El precio final del viaje, incluyendo el traslado en taxi en las dos ciudades, es de 173 a 223 euros, ida y vuelta.

Pero el AVE entrará el servicio a medio gas. Para empezar, hay incertidumbre sobre si llegará el 21 de diciembre a Barcelona, tal y como se comprometió la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, debido a la aparición de socavones en las obras y la amenaza de tener que paralizar Cercanías en Barcelona. Fomento hará mañana pública su decisión. Una vez en marcha, el estado de las infraestructuras podrían obligar al AVE a circular en un inicio a velocidades inferiores, lo que aumentará el tiempo de viaje.

El antecedente de Air Nostrum

La filial de Iberia, Air Nostrum, tuvo que suspender en abril la ruta Reus-Madrid, que explotaba desde 1995, cuandó entró en servició el AVE entre Madrid y Tarragona. Iberia asegura, sin embargo, que mantendrá las 90 frecuencias que realiza en día laborable entre puente aéreo y rutas regulares. Aunque en marzo próximo prevé cambiar los aviones A-321 y B-575, de 200 plazas, por los A-319, de sólo 140.

"Veremos quién ofrece mayor calidad. Nosotros ganamos en rapidez", explica el jefe del puente aéreo de Iberia, Antonio Mayo. La empresa confía en que mantendrá al pasajero de negocios, mientras que el AVE elevará la demanda en el corredor al captar a personas que buscan precios más económicos. Iberia no prevé bajar tarifas porque "la infraestructura lo justifica": el puente aéreo da empleo a 500 tripulantes y 600 trabajadores de tierra.

Air Europa, por su parte, con 24 vuelos diarios, también prevé adecuar la oferta a una eventual menor demanda. "El AVE se llevará entre el 30% y el 50% del pasaje no business. Los aviones están destinados a cubrir largas distancias; el resto será para el ferrocarril", asume la aerolínea.