Sábado, 20 de Octubre de 2007

Los diputados israelíes no quieren ceder ningún barrio de Jerusalén a los palestinos

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·20/10/2007 - 18:36h
El parlamento israelí ha enviado una petición dirigida al primer ministro, Ehud Olmert, en la que le insta a no ceder a los palestinos ningún barrio árabe del sector de Jerusalén que Israel ocupó en la guerra de 1967.

En la petición han firmado 61 de los 120 diputados que componen la Kneset, la cámara baja. “El mensaje es claro: Olmert no tiene mandato de la Kneset para alcanzar compromisos sobre Jerusalén”, ha manifestado el diputado del Likud Yisrael Katz, quien se ha encargado de recoger las firmas de sus colegas.

Los diputados firmantes pertenecen los partidos de la oposición y a las formaciones que participan en la coalición de gobierno, incluido el partido Kadima de Olmert. Todos ellos coinciden en que Jerusalén debe mantenerse unida bajo soberanía israelí a cualquier precio.

La recogida de firmas se produce como reacción a las palabras que Olmert pronunció hace una semana en la Kneset cuando sugirió que era “legítimo” considerar que ciertos barrios árabes de Jerusalén podrían ser objeto de negociación.

En su alocución Olmert mencionó el campo de refugiados de Shuafat y otros dos barrios palestinos del norte de la ciudad santa. Sus palabras se recibieron con gran frialdad en el parlamento, donde, como se ve ahora, la mayoría de los diputados se oponen a cualquier concesión.

Los medios de comunicación hebreos apenas han mencionado las palabras de Olmert por considerar que el primer ministro no tiene ninguna intención de negociar con los palestinos sobre Jerusalén. Olmert simplemente habría intentado apartar la atención de la opinión pública sobre los casos de corrupción que le rodean.

Israelíes y palestinos están preparando la conferencia que los Estados Unidos han convocado para finales de noviembre en la ciudad de Annapolis, junto a Washington, pero las diferencias entre ambas partes son abismales y en los últimos días se comenta que el encuentro podría aplazarse puesto que no parece posible un acuerdo.

Los palestinos reclaman la devolución de todo el sector ocupado de Jerusalén aunque han sugerido que estarían dispuestos a ceder a Israel la parte de la ciudad antigua donde se halla el muro de las lamentaciones.