Sábado, 20 de Octubre de 2007

Jane Fonda afirma que tardarán en restañarse las heridas en EEUU

EFE ·20/10/2007 - 20:21h

EFE - La actriz estadounidense Jane Fonda es fotografiada durante una rueda de prensa celebrada con motivo del Festival Internacional de Cine de Viena "Viennale", en Austria, el 20 de octubre. EFE

La actriz estadounidense Jane Fonda afirmó en Viena que tardarán restañarse las heridas en su país, hasta convertirse en un Estado hacia el que uno pueda volver a orientarse.

Fonda, que es la invitada especial al festival cinematográfico "Viennale", inaugurado el viernes en Viena, subrayó que sigue siendo relevante su película "El regreso" (1977), que le valió un Óscar a la mejor actriz y que relata la conversión de la esposa patriótica de un veterano de la guerra de Vietnam en una pacifista.

Recordó que la cinta tiene un guión que compartió con su vida privada, ya que a comienzos de los años setenta viajó a Vietnam del Norte para pedir que terminara la guerra con Estados Unidos.

Apuntó también que entonces se le reprochó ser una privilegiada por ser la hija del actor Henry Honda y que fue acusada de ser una pacifista sin patriotismo por la que recibió el apodo de "Hanoi-Jane" en alusión a la capital del norte comunista vietnamita.

A su juicio, hoy también hay un movimiento contra la guerra en EEUU, pero desde los tiempos del presidente Ronald Reagan (1981-1989) los gobiernos de su país han encontrado la forma de manipular la opinión pública, razón por lo que es difícil manifestarse contra la guerra desde el 11 de septiembre de 2001.

La actriz, de 69 años, relató que de vez en cuando tiene una visión de que se encuentra con el presidente George Bush en una restaurante de Texas con el que traba amistad y se lo lleva a África para mostrarle las consecuencias de su política.

Sobre el cine en Estados Unidos, Jane Fonda opinó que hoy también es posible hacer películas políticas, como lo ha demostrado el actor George Clooney con "Syriana" y "Buenas noches y buena suerte", tras agregar que es más fácil ser un activista subversivo en Hollywood que un banquero o político.