Sábado, 20 de Octubre de 2007

Telefónica se asienta en la Champions de las telecomunicaciones

La compañía ha dado el salto a la liga de las empresas con una capitalización bursátil de más de 100.000 millones de euros. Y su plan es crecer mucho más

ANA TUDELA ·20/10/2007 - 18:12h

¿Las cifras del Día del Inversor deslumbraron o fue el anuncio del anticipo a 2008 del dividendo de 1 euro por acción previsto inicialmente para 2009? Probablemente las dos cosas.

Son las cifras de Telefónica las que permiten a la compañía adelantar sus planes de retribución al accionista. Es lo que permite al presidente ejecutivo de Telefónica España, Antonio Viana-Baptista, decir que el grupo cumple con sus promesas y que éstas son siempre conservadoras aunque parezcan lo contrario al lado de los datos de sus competidores. Y al presidente de Telefónica, César Alierta, decir que pasarán de los 203 millones de clientes actuales a 290 millones en 2010, crecer hasta entonces entre el 5% y el 8% en ingresos y entre el 7% y el 11% en beneficio bruto.

Donde otras compañías de telecomunicaciones sufren, Telefónica sale siempre mejor parada. Como ejemplo, las redes históricas de telefonía fija no hacen sino perder líneas, en favor de la telefonía móvil. Las cifras dicen que, entre junio de 2006 y junio de 2007, Telefónica perdió en el mercado donde fue monopolio, España, un 1% de líneas de telefonía fija, frente al 5% de British Telecom en su mercado, el 6% de Deutsche Telekom en Alemania, el 7% de Telecom Italia y el 9% de France Télécom.

En móvil, Telefónica ha conseguido en España el mayor número de altas netas con contrato entre junio de 2006 y junio de 2007 (1,53 millones, frente a 1,36 millones de Vodafone y 0,47 millones de Orange).

La operadora prevé captar más de 80 millones de clientes 

La excusa de que es su mercado de origen, de donde sin embargo ya sólo obtiene el 37% de los ingresos con el resto repartido entre América Latina (35%) y Europa, ya no les sirve a sus adversarios. Telefónica compró O2 en el Reino Unido y ha logrado situarla por número de clientes por encima de Vodafone, motivo que ha llevado a la española a cerrar el acuerdo en exclusividad para comercializar en aquel país el demandado iPhone de Apple.

La española se mostró contundente esta semana que acaba al decir que mantener su cuota de mercado en España es sólo el objetivo más conservador. Y en el resto de Europa, además del móvil, quiere que el negocio de acceso a Internet por ADSL logre contratar a 3,3 millones de hogares para 2010. Eso es mucho más de lo que todos sus competidores juntos han conseguido arrebatarle en siete años desde que se inició el proceso de alquiler de la red histórica española.

Una de las claves es que Telefónica ya ha reducido al máximo su plantilla, tras el último expediente de regulación de empleo (ERE) de Telefónica de España que finaliza este año y que ha supuesto la reducción de 17.000 puestos de trabajo. La plantilla actual en la matriz de telefonía fija de la española es de 32.400 empleados, frente a 55.700 de Telecom Italia, 82.000 de British Telecom, 86.300 de Deutsche Telekom o los 99.900 de France Télécom.

El tamaño que ha alcanzado al tiempo que reducía su estructura es importante porque convierte a Telefónica en un monstruo con un volumen de compras que en 2006 alcanzó los 24.000 millones de euros, lo que le permitió arrancar un ahorro del 10% a fabricantes y resto de proveedores. Para 2010 espera que la centralización de las compras de las filiales de todo el grupo le haya permitido 7.500 millones ahorrados en forma de sinergias.

Más grande 

El mercado ha dado crédito a los planes de Telefónica y ha premiado a la compañía con una subida del 40% en sus acciones en o que va de año, lo que la convierte en la empresa más rentable dentro del Ibex. Gracias a este empuje, la operadora es la cuarta mayor empresa de telecomunicaciones del mundo y la mayor cotizada española.

Y viendo la ventaja que saca al resto, Telefónica le ha contado al mercado que, lejos de acomodarse, se está prepara para cuando el 24% de sus ingresos proceda de los servicios que circulen por redes de banda ancha. Aparentemente lo tiene todo calculado.

La previsión de Telefónica es que el tráfico de datos en España se multiplicará por nueve entre 2006 y 2010. Los más enganchados querrán 75 megas de bajada y 25 megas de subida para mantener abierto el grifo de programas para compartir archivos (P2P tipo eMule), tener televisión de pago y de alta definición, llamar con videotelefonía y videoconferencia, jugar on line y contar con al menos 10 Megas libres para conectarse a Internet.

Si parece mucho, Telefónica ya incluye en sus previsiones los 10 megas de bajada que necesitará la televisión tridimensional.