Sábado, 20 de Octubre de 2007

La emperatriz nipona Michiko cumple 73 años volcada en su familia

EFE ·20/10/2007 - 09:24h

EFE - Imagen de archivo de la emperatriz de Japón, Michiko. EFE

La emperatriz japonesa Michiko celebra hoy su 73 cumpleaños, volcada en su familia y "feliz" por cómo se encuentran sus más allegados, especialmente, sus cuatro nietos, los hijos del príncipes herederos Naruhito y Masako, y de los príncipes Fumihito y Kiko.

En una entrevista concedida a la agencia de noticias de la casa imperial nipona, la emperatriz Michiko, mujer del actual emperador Akihito, también de 73 años, repasó la situación actual de la familia que tiene el trono del Crisantemo, la dinastía actual más antigua del mundo.

"Cada vez que veo a mis nietos, pienso que hay un sentimiento especial que es diferente de la alegría que yo sentía como madre", asegura la emperatriz nipona.

Los nietos de Akihito y Michiko son la princesa Aiko, la única descendiente de los actuales príncipes herederos, que suma ya cinco años, y los tres hijos de Fumihito y Kiko: las princesas Mako, de 15 años, y Kako, de 12, y el príncipe Hisahito, de 1 año, que es el primer varón de la casa real nipona en los últimos 41 años.

Según recoge la agencia local Kyodo, la emperatriz tuvo palabras de cariño en esta entrevista para sus nietos y destacó la buena relación que hay entre todos ellos, especialmente el trato que le dispensan sus hermanas mayores a Hisahito, de quienes dijo que tratan al menor como "dos pequeñas madres".

"Me produce un gran placer ver cómo sostienen a Hisahito y cómo le cambian la ropa de forma tan atenta y con la facilidad de madres experimentadas, o ver cómo la pequeña Aiko se acerca a Hisahito, que es más pequeño que ella, y le coge amablemente la mano", explicó Michiko.

La mujer del emperador Akihito recordó asimismo la operación quirúrgica a la que se sometió el pasado mes de junio el príncipe heredero Naruhito, después de que se le detectase en un chequeo médico rutinario un pólipo en el duodeno.

Michiko afirmó haber estado "muy preocupada" en un primer momento, pero que "gracias al personal médico" todo fue a la perfección, por lo que se mostró "muy agradecida".

"Fue un alivio ver que (Naruhito) se encontraba bien de salud durante su viaje a Mongolia, poco después de la operación, y estoy encantada de que ahora siga tan bien".

También habló de la princesa Masako y de su delicado estado de salud, de quien dijo que "ahora parece que está recuperándose", lo que para la emperatriz es motivo de "alegría".

"Seguiré rezando para que se recupere totalmente", aseguró Michiko.

La mujer del emperador Akihito aprovechó también para hablar de las relaciones de Japón con América Latina y recordó que en el 2008 se conmemorará el centenario del comienzo de las migraciones de nipones a Brasil.

"Hoy, cien años más tarde, más de 300.000 latinoamericanos viven en Japón, y espero que puedan superar las dificultades de vivir tan lejos de sus hogares y que sean bienvenidos de forma cálida por la sociedad japonesa, de la misma forma en que nuestros emigrantes fueron acogidos allí", afirmó Michiko.

"Desafortunadamente, yo no podré viajar a Brasil esta vez, pero desde aquí, con el emperador, reflexionaré sobre las dificultades de afrontaron los japoneses que emigraron a países de todo el mundo y rezaré por su felicidad en sus nuevos países", aseguró la emperatriz.