Sábado, 20 de Octubre de 2007

Odyssey expresa su satisfacción por la inspección de España a uno de sus barcos

EFE ·20/10/2007 - 02:03h

EFE - El buque cazatesoros Odyssey estuvo tres días en ese puerto, retenido por la Guardia Civil, ya que pesaba sobre él una orden de captura para averiguar si había cometido un delito de expolio contra el patrimonio español. EFE

La empresa estadounidense Odyssey manifestó hoy su satisfacción por la inspección que efectuaron las autoridades judiciales españolas a uno de sus buques cazatesoros que se zarpó del puerto español de Algeciras.

"Estamos satisfechos con el hecho de que las autoridades españolas pudieron llevar a cabo su inspección eficientemente", dijo en un comunicado Greg Stemm, copresidente y uno de los fundadores de la compañía, con sede en Tampa (Florida, EE.UU.).

Asimismo, Stemm expresó que tiene la esperanza de que las pruebas recabadas aclaren a las autoridades de España que no realizaron ninguna operación no autorizada en aguas territoriales españolas, "como se presume en las absurdas acusaciones divulgadas a través de los medios".

El directivo también dijo que esperan una resolución en un futuro cercano en torno los temas pendientes con España en relación al lugar de la operación del "Cisne Negro" ante un tribunal federal de Estados Unidos.

Con respecto a ese asunto afirmó que están preparados para compartir la documentación sobre el sitio, de conformidad con la oferta que hicieron en sus peticiones ante un juez.

Aseguró que la compañía siempre ha mostrado el mayor respeto por la herencia cultural de España y que están preparados para suministrarle a las autoridades españolas los datos arqueológicos obtenidos sobre los sitios donde se hundieron los barcos que fueron descubiertos durante las operaciones legales y autorizadas en aguas profundas del Mar Alboran en el Mediterraneo Occidental.

El buque cazatesoros Odyssey Explorer abandonó hoy el puerto español de Algeciras (sur) después de que el capitán del barco, Sterling Vorus, se presentara ante un juez y finalizaran las autoridades españolas el registro del barco.

El barco tenía tres días en ese puerto, retenido por la Guardia Civil, ya que pesaba sobre él una orden de captura para averiguar si había cometido un delito de expolio contra el patrimonio español.

La compañía estadounidense anunció en mayo pasado el descubrimiento de un tesoro de monedas de oro y plata valorado en más de 500 millones de dólares.

El Ministerio español de Cultura considera que se trata de un cargamento extraído de un pecio de bandera española que se encuentra en aguas internacionales.