Viernes, 19 de Octubre de 2007

El juzgado paraliza la demolición de siete chabolas de rumanos

PÚBLICO.ES ·19/10/2007 - 23:56h

El juzgado de lo Contencioso Administrativo número 20 de Madrid dio ayer la razón a siete familias de rumanos que viven en chabolas de la Cañada Real Galiana: paralizó el derribo de siete viviendas amparándose en el derecho constitucional a una vivienda y que el Ayuntamiento no ha respetado los plazos de alegación.

Eva Navarrete, abogada de los rumanos confirmó que “con este auto, el Ayuntamiento no puede ejecutar la orden de derribo”, lo que “ayuda a afrontar los próximos días con cierta tranquilidad”.

El Consistorio alegaba insalubridad, seguridad ciudadana y urbanismo para demoler estas siete infraviviendas. Pero para la letrada, la actuación de los responsables municipales “no se ajustaba conforme a derecho”. “El Ayuntamiento actúa como le da la gana y eso no puede ser. Entendemos que han ido demasiado lejos. Se han saltado los procedimientos y las normas administrativas”, explicó Navarrete. La decisión judicial que paraliza el hundimiento de las casas “no es en firme, sino que cabe recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid”.

Navarrete sabe que las chabolas de sus clientes son “ilegales”. “Pero se trata de un derecho constitucional como es la vivienda. El Ayuntamiento de Madrid debe buscar alternativas a quien vive allí y darles garantías. Algo que ahora no ha ocurrido”. La Plataforma por el Saneamiento de la Cañada afirma que hay 500 órdenes de demolición pendientes del visto bueno del juez. D

Noticias Relacionadas