Viernes, 19 de Octubre de 2007

Los kurdos de Irak están determinados a defenderse si Turquía ataca

El gobierno turco recibió esta semana la autorización de su parlamento para una incursión contra las bases del PKK en Irak.

EFE ·19/10/2007 - 21:32h

Soldados turcos patrullan una carretera al sudeste de la provincia de Sirnak, en Turquía, el pasado jueves 18 de octubre. /EFE

Las autoridades autónomas de Kurdistán, en el norte de Irak, se han declarado dispuestas a combatir todo ataque contra su territorio si Turquía lanza una incursión militar para desalojar a los rebeldes kurdos refugiados en la zona.

Al mismo tiempo, Ankara rechazó la oferta de esas autoridades kurdas de abrir negociaciones directas sobre la presencia en la región de los combatientes del Partido de Trabajadores del Kurdistán (PKK), un movimiento separatista activo desde 1984.

El gobierno turco recibió esta semana la autorización del parlamento para una incursión contra las bases del PKK en Irak, en las que hallan refugio unos 3.500 combatientes a los que Ankara acusa de operar en su territorio."Anunciamos a todos los protagonistas que si atacan la región (...) bajo cualquier pretexto, estamos totalmente determinados a defender nuestra experiencia democrática, la dignidad de nuestro pueblo y la integridad de nuestro territorio", indicó la oficina del presidente de la región autónoma del Kurdistán, Massud Barzani, en un comunicado.

EEUU pide a Turquía que no ataque  

Estados Unidos, que tiene desplegados aún más de 150.000 soldados en Irak, advirtió a su aliado turco contra toda iniciativa de naturaleza militar que pueda tener consecuencias negativas en Kurdistán (norte), la única región de Irak donde existe cierta medida de estabilidad y seguridad.El gobierno central de Bagdad dirigido por Nuri al Maliki, quien tiene muy poca influencia en la situación en Kurdistán y no cuenta allí con fuerzas militares, aseguró no obstante que su objetivo era eliminar la presencia del PKK en esta región.

Esta organización, considerada terrorista por Turquía, Estados Unidos y la Unión Europea, desencadenó en 1984 una lucha armada independentista en Turquía que ha dejado más de 37.000 muertos.


Noticias Relacionadas