Viernes, 19 de Octubre de 2007

Una mujer asegura que no cobró por entregar a su sobrina a una pareja y que lo hizo por ayudarla

EFE ·19/10/2007 - 22:35h

EFE - La tía de la menor de casi tres años de Guinea Ecuatorial, que presuntamente la vendió a una pareja de Cubelles (Barcelona), ha negado hoy dicha venta. EFE

La tía de la menor de casi tres años de Guinea Ecuatorial, que presuntamente la vendió a una pareja de Cubelles (Barcelona), ha negado hoy dicha venta, aunque ha admitido que la entregó en adopción a la pareja para "ayudar" a la niña, dado el estado de "desnutrición" en el que se encontraba.

Los Mossos d'Esquadra han confirmado hoy la detención de la mujer, P.B.L., de 45 años, que posteriormente ha quedado en libertad, y la Dirección General de Atención a la Infancia y a la Adolescencia (DGAIA) ha señalado que ha asumido la custodia de la pequeña.

En declaraciones a Efe-Televisión, P.B.L. ha admitido que entregó a la niña, aunque ha asegurado que no cobró los 2.000 euros por la venta de la menor, tal y como hoy publica La Vanguardia.

"No hay ninguna venta. Que busquen donde quieran y si encuentran el dinero que me lo den, porque yo lo necesito", ha declarado la tía de la menor.

P.B.L. ha dicho que su hermana, madre de la menor, le contó que el padre de la niña es "alcohólico" y no puede cuidar de sus hijos, por lo que decidió ayudar a la niña y la fue a recoger a Guinea Ecuatorial para traerla a España, donde la pasada primavera la entregó a la pareja, que ya tenía dos hijos.

La mujer ha destacado el mal estado de salud de la niña, y ha asegurado que llegó con "lombrices y gusanos", desnutrida y con el "estómago sedado".

P.B.L. ha afirmado que la mujer de Cubelles le dijo que podía ayudarla y que cuidaría de la niña como si fuera "su bebé", y ha añadido que la menor está bien y que ha ido en alguna ocasión.

La tía de la menor se ha mostrado muy dolida con su familia, especialmente con su madre, que fue quien la denunció a la policía catalana al sospechar que había vendido a la niña, y ha expresado su decepción porque fue ella quien trajo "del primero al último" de los miembros de su familia a España.