Viernes, 19 de Octubre de 2007

La CNMV se refuerza en la lucha antifraude

El supervisor se ha puesto fecha para hacer los deberes. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) se ha marcado como prioridad mejorar la transparencia y la eficacia de los mercados. La lucha contra la manipulación de las cotizaciones y el uso de la información privilegiada son aspectos clave.

DAVID ANGLÉS ·19/10/2007 - 18:30h

En su nuevo plan de actividades, la CNMV se compromete a publicar este año dos circulares para definir qué se entiende por información relevante y para regular los llamados contratos de liquidez, un sistema a través del cual se inyecta dinero temporalmente para acudir al rescate de valores poco líquidos.

El año que viene, la Comisión establecerá el procedimiento que seguirán las empresas para comunicarse con la CNMV en casos de operaciones sospechosas; se publicará una guía para regular la infomación sensible que las sociedades cotizadas deben dar a terceros; y se revisará el protocolo interno de actuación de la CNMV al detectar anomalías en los precios de las acciones. Se trata de una batería de medidas "para mitigar el abuso de mercado", según recoge el plan de actividades. Para 2008, se deja abierta la posibilidad de redactar una nueva normativa que regule las operaciones que realizan las empresas con sus propias acciones.

El programa es el reconocimiento implícito de que queda mucho por hacer. Casi cada semana se detectan operaciones sospechosas en bolsa. El jueves, la inmobiliaria catalana Inbesós acumulaba una revalorización del 51% en dos días, sin noticias aparentes. La CNMV suspendió la cotización del valor y pidió explicaciones. Los foros de bolsa en Internet recogían ya la posibilidad de que la empresa estuviera en venta. Al final, los accionistas mayoritarios han confirmado que existe un principio de acuerdo para vender su participación a Grupo Horcona, que está dispuesto a lanzar una OPA sobre el 100% del capital de Inbesós "a un precio inferior al de su cotización actual".

El valor volvió a cotizar y, al cierre de ayer, había recortado un 6,76%. Pero queda la sospecha de que alguien haya usado información privilegiada. Cuando se anuncia una OPA, los títulos de la empresa objeto de compra suelen subir. Por eso, si se compra antes, se puede hacer dinero fácil. Las empresas deben proteger la información sensible. Pero a veces se producen fugas. En la negociación de una OPA participan decenas de personas.

Las sociedades cotizadas están obligadas a llevar una lista de las personas que conocen la información y se vigila que ni ellas ni sus familiares realicen operaciones. Pero es difícil hacer más. La CNMV ha detectado que en el 40% de los anuncios de OPA, los valores registran "movimientos inusuales" antes de que se haga pública la oferta. "Es imposible evitar que haya un uso de información privilegiada. Pero el deber del supervisor es detectar ese uso y sancionarlo", señala Fernando Zunzunegui, experto en derecho financiero.

Con este objetivo en mente, la CNMV aumentará su plantilla (piensa contratar otros 40 profesionales antes del final de 2008) y mejorará sus recursos técnicos. También facilitará los trámites electrónicos y renovará su página web. Al dejar por escrito sus compromisos para 2008 en un calendario público, la CNMV aumenta su transparencia y mejora la rendición de cuentas. El presidente de la Comisión, Julio Segura, reconoce que la idea de publicar un plan anual de actividades fue suya, inspirada por el llamado plan de negocio que publica cada año la FSA, el supervisor del mercado británico. "Con este plan, la CNMV se sitúa en la vanguardia de la administración española. Es un paso valiente", afirma Zunzunegui.