Viernes, 19 de Octubre de 2007

Espido Freire considera que "la escritura de la novela no se puede apresurar"

EFE ·19/10/2007 - 21:23h

EFE - La escritora Espido Freire recogió hoy el premio de novela Ateneo de Sevilla, ganado con su obra "Soria Moria". EFE

La escritora Espido Freire (Bilbao, 1974) ha dicho hoy en Sevilla que, a diferencia de lo que sucede con otros géneros como el ensayo, "la escritura de la novela es algo que no se puede apresurar", pese a ser una de las autoras más precoces de la actualidad y haber publicado ya dieciséis libros.

Freire ha dicho que aunque haya publicado mucho, al menos las novelas las escribe muy lentamente, porque lleva tiempo, sobre todo, encontrar "la distancia emocional con la historia que se cuenta".

Espido Freire ha hecho estas declaraciones en el acto de entrega del premio de novela Ateneo de Sevilla, del que ganó la trigésima novena edición con la obra "Soria Moria", publicada por la editorial Algaida.

La novela ganadora del premio, dotado con 42.000 euros, trata sobre la adolescencia y los crueles años de la Primera Guerra Mundial, según ha recordado hoy la autora en un encuentro con la prensa.

Raquel Martínez-Gómez (Albacete, 1973), doctora en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense, recogió hoy el Premio de Novela Ateneo Joven, cuya duodécima edición, dotadas con 12.000 euros, ganó con la obra "Sombras de unicornio".

Martínez-Gómez ha explicado que su novela está protagonizada no tanto por emigrantes como por "exiliados sentimentales", por personajes que definió como "buscadores".

Espido Freire ha asegurado que su novela la debe a un cúmulo de casualidades, como un viaje a Tenerife en el que le regalaron una publicación institucional que hablaba del establecimiento en las Canarias de las colonias británica y noruega, lo que, unido a una estancia posterior en Noruega le demostró que, efectivamente, había un vínculo entre los países nórdicos y las Islas Canarias.

El título de la novela se debe, según la novelista, a otra casualidad, un viaje a Soria en el que un amigo le explicó que "Soria Moria" era como "el país de nunca jamás", ese lugar para la felicidad del que una generación de jóvenes se vieron arrancados para morir en las trincheras de la Primera Guerra Mundial.

La obra cuenta también la vida de cuatro adolescentes y sus relaciones con sus respectivas madres, si bien es una de estas madres uno de los personajes centrales de la obra.