Viernes, 19 de Octubre de 2007

Djokovic pone coto a la recuperación de Ancic y llega a semifinales

EFE ·19/10/2007 - 18:15h

EFE - El tenista serbio Novak Djokovic devuelve la pelota al croata Mario Ancic durante el partido, correspondiente a los cuartos de final del Mutua Madrileña Masters Series Madrid, que ambos han disputado en el recinto Telefónica Arena de la Casa de Campo de Madrid. EFE

El jugador de Belgrado pasó por alto el presunto desgaste físico que lleva sobre sus espaldas a causa del cúmulo de partidos. De hecho, acaba de salir victorioso del torneo de Viena. Y enfila la presencia en una nueva final. Sería la octava del curso si solventa el compromiso que el sábado le medirá al ganador del choque entre el español Rafael Nadal y el argentino David Nalbandián.

De las siete anteriores ha obtenido un saldo rentable. Cinco éxitos (Viena, Adelaida, Estoril y los Masters Series de Miami y Canadá), que le han llevado al número tres del mundo. Sólo cayó en la del Abierto de Estados Unidos y en el Masters Series de Indian Wells.

El jugador de Belgrado, de veinte años, recuperó el tenis sólido y la autoridad que le ha convertido en una seria amenaza para la tradicional autoridad de Roger Federer y Rafael Nadal, a los que ha batido este año.

Ancic, que acusó la inestabilidad que provoca aún en su juego el largo período de inactividad a causa de la mononucleosis infecciosa que padeció y la lesión de hombro, que le han tenido más de ocho meses al margen de la competición.

Madrid le devolvió el buen nivel de tenis que suele ofrecer. De hecho, ha marcado su mejor registro del año, los cuartos de final, igual que en Estocolmo.

El croata, que se hundió definitivamente después de dilapidar tres puntos de break en el segundo juego del segundo set, afronta el tramo inicial del curso con la única intención de recuperar el nivel de juego que le situó como séptimo tenista del mundo hace un año.

En el telefónica Arena ha superado al francés Paul Henri Mathieu, al estadounidense James Blake y al también galo Marc Gicquel.