Viernes, 19 de Octubre de 2007

La ONU prepara un plan de emergencia por la eminente erupción del volcán Kelud

EFE ·19/10/2007 - 13:26h

EFE - Residentes en la ladera del monte Kelud en Kediri, isla de Java, Indonesia, son evacuados ante el temor a una inminente erupción del volcán Kelud. EFE

Los servicios de emergencia de Naciones Unidas y varias ONG han comenzado a movilizar sus equipos y enviar medicinas a los alrededores del volcán Kelud, donde más de 100.000 personas han sido evacuadas y se espera que entre en erupción de forma inminente.

"Tenemos a nuestros equipos en alerta, estamos supervisando de cerca la situación y estamos preparados para asistir al Gobierno de Indonesia", dijo a Efe el director de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA, por su sigla en inglés), Abdul Haq Amiri, en Yakarta.

"UNICEF y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), que tienen oficinas en la ciudad de Surabaya (Java), ya están haciendo todos los preparativos logísticos para hacer frente a una emergencia", añadió Amiri, y recordó que "los expertos mantienen el nivel de alerta en el máximo".

La OCHA se mantiene en contacto permanente con el Servicio Nacional de Emergencia (Bakornas) de Indonesia, cuando al menos 100.000 personas han sido evacuadas de las inmediaciones del Kelud en los últimos días, aunque algunos han regresado bajo su propio riesgo porque la montaña de 1.731 metros de altura no acaba de entrar en erupción.

La Dirección de Vulcanología y Gestión de Riesgos Geológicos de Blitar, que se ocupa de controlar la situación del volcán, indicó que la actividad sigue en aumento, aunque el número de temblores volcánicos ha disminuido.

La temperatura a quince metros de profundidad en el cráter ha ascendido a 38 grados y el proceso de deformación de la boca del volcán también continúa en aumento.

Según un comunicado difundido hoy por la ONG internacional "Hope", alrededor de medio millón de personas se encuentran en situación de riesgo y "muchos residentes han regresado a sus hogares después de ser evacuados por miedo a que les roben sus bienes materiales".

"Se están llevando a cabo esfuerzos para dejar libre el espacio para los treinta millones de litros cúbicos de lava ardiente que podrían verterse si se produjera la erupción", dice la nota de Hope.

"La lluvia de cenizas, gases venenosos, barro caliente, lava y terremotos son riesgos inmediatos para la población que necesitará refugios, comida, agua y asistencia sanitaria", indica Hope.

La ONG dice que buena parte de la población local confía, más que en los vulcanólogos, en el "vigilante espiritual" del volcán, un hombre de 64 años llamado Mbah Ronggo que ayer vaticinaba la erupción, "pero no hoy", según recogía hoy el diario The Jakarta Post.

De acuerdo con Hope, estas supersticiones han obligado a las autoridades a enviar personal armado a la zona para obligar a los residentes a marcharse.

El Kelud, de 1.713 metros de altura, es considerado uno de los diez volcanes más peligrosos del mundo que mató a 16 personas en 1990 y alrededor de 5.000 en 1919.