Archivo de Público
Martes, 13 de Mayo de 2008

Camps acuerda con Arenas lo contrario que con Montilla

La Generalitat y el PP andaluz escenifican unidad sobre financiación

ÁNGEL MUNÁRRIZ ·13/05/2008 - 20:58h

Gerardo Camps, consejero de Economía de la Generalitat valenciana, realizó este martes un insólito requiebro dentro del cada vez más complejo debate sobre financiación autonómica: escenificó unidad con Javier Arenas, líder del PP andaluz, que considera inviable la reforma del modelo que plantea el Gobierno catalán, pero lo hizo sin renunciar a su acercamiento a José Montilla, presidente de Catalunya (PSC), comunidad con la que Valencia comparte intereses desde una reunión el pasado 23 de abril.

El Gobierno de Camps y el PP andaluz, como resultado de la puesta en escena de su unidad, completaron una acrobacia final de resultado paradójico: su discurso sobre financiación resulta, a grandes rasgos, similar al del socialista Manuel Chaves, presidente de Andalucía, quien sí  ha expresado públicamente su rechazo a las tesis de su compañero Montilla.

Las coincidencias entre los conservadores y Chaves abarcan la negativa a reducir el fondo de suficiencia, algo con lo que chocan las pretensiones de Catalunya. Es destacable que Arenas, defensor de que el Estatut es “inaplicable”, se distingue por hacer de la crítica a Montilla, que él encuadra en el “nacionalismo insolidario”, uno de sus ejes de oposición.

La alianza de Camps y Arenas, que presentaron un documento conjunto, se enfrenta a problemas de coherencia. Un ejemplo de contradicción: el 23 de abril, tras reunirse con su homólogo catalán, Gerardo Camps dijo que el Estatut es “compatible” con la multilateralidad en la reforma, requisito básico para el PP; el 6 de mayo, Arenas manifestó que la multilateralidad, e incluso el propio Estatuto de Andalucía, resultan “incompatibles” con el texto catalán.

Enrique Cervera, portavoz de la Junta de Andalucía, subrayó este martes la contradicción que supone ahora que Camps expresase en su día “coincidencia plena” con los planteamientos de la Generalitat catalana.

Complicidad en peligro

Su condición de regiones prósperas, el aumento demográfico y la mayor tensión del gasto social derivada de la llegada de inmigrantes han generado entre Catalunya y Valencia cierta complicidad, hasta ahora traducida en puntos de partida comunes, no en pactos puestos negro sobre blanco.

Ambas autonomías coinciden en que la población debe ser el criterio básico para fijar el modelo

Ambas autonomías coinciden en que la población debe ser el criterio básico para fijar el modelo. El Gobierno andaluz coincide en este punto, pero discrepa en la pretensión de bilateralidad de Catalunya.

Exactamente igual que Camps y Arenas en su documento, que tiene estas exigencias fundamentales: multilateralidad; completo desarrollo de todos los elementos del modelo actual, especialmente el fondo de nivelación; variable población como criterio básico; rechazo a la reducción del fondo de suficiencia; duplicación del fondo de compensación.