Archivo de Público
Martes, 13 de Mayo de 2008

La UE amplía su ultimátum a Berlusconi para que informe sobre el préstamo a Alitalia

El Gobierno italiano prestó 300 millones de euros a la aerolínea, que roza la bancarrota. Según la ley, la compañía no debe recibir más ayudas estatales hasta el año 2011.  

PÚBLICO.ES / AGENCIAS ·13/05/2008 - 16:14h

Silvio Berlusconi, hoy, en el Parlamento italiano. AFP

La Comisión Europea anunció hoy que ha ampliado hasta el 30 de mayo el plazo concedido a las autoridades italianas para que envíen a Bruselas aclaraciones sobre el préstamo de 300 millones de euros a la compañía aérea Alitalia. El Ejecutivo comunitario tiene "dudas" sobre la compatibilidad de este crédito con las normas comunitarias sobre ayudas de Estado.

"Puedo confirmar que, a raíz de una petición de las autoridades italianas, la Comisión ha decidido que el plazo para presentar las informaciones adicionales requeridas será el 30 de mayo inclusive", dijo el portavoz de Transportes, Michele Cercone. "Es un tema muy sensible y los contactos (con las autoridades italianas) continúan", añadió el portavoz.

El Gobierno italiano prestó a la aerolínea el dinero el pasado 22 de mayo, pero no notificó a la UE los detalles de esta operación. La Comisión, por tanto, desconoce "si se trata realmente de una medida comercial o si podría considerarse como ayuda de Estado". En este último caso, la medida constituiría una vulneración de la normativa comunitaria ya que, como Bruselas ha reiterado en numerosas ocasiones, Alitalia no puede recibir nuevas ayudas de Estado hasta 2011. Hasta esa fecha cualquier apoyo financiero público deberá respetar las reglas del mercado.

La Comisión reclamó el pasado 24 de abril al Gobierno de Roma información complementaria. El plazo inicial para responder vencía a mediados de mayo.

 

Berlusconi pide la colaboración de otras empresas 

El primer ministro italiano Silvio Berlusconi ha afirmado que su nuevo gobierno no venderá por debajo de su precio ni volverá a nacionalizar la aerolínea, que en la actualidad es propiedad estatal en un 49'9%. Berlusconi ya amenazó el pasado 29 de abril con la posibilidad de que el Estado compre el resto de acciones si la Comisión Europea sigue "quejándose" de un préstamo del Gobierno para mantenerla a flote.

El primer ministro hizo esta promesa en su discurso inaugural en la cámara baja del Parlamento italiano. Afirmó que la empresa podrá ser auxiliada con la ayuda financiera de otras compañías italianas.