Archivo de Público
Martes, 13 de Mayo de 2008

Nutridos aplausos en el estreno parisiense de las "Alas" de Duato

EFE ·13/05/2008 - 00:31h

EFE - El director de la Compañía Nacional de Danza española, Nacho Duato.

El coreógrafo Nacho Duato y la Compañía Nacional de Danza, que dirige, cosecharon hoy aplausos entusiastas en el estreno parisiense de "Alas", ballet teatral sobre las ansias de inmortalidad del ser humano.

La obra, que seguirá en cartelera cuatro días más, cierra el Festival de Danza del teatro del Chatelet de París, que desde hace más de un mes ha presentado una vuelta a Europa de compañías de ballet.

Con parte de los espectadores en pie al final de la obra y aplausos nutridos y repetidos, el público que casi llenaba el teatro, pese al final de un largo puente en Francia, mostró su aprecio por el ballet.

Las escenas finales transcurren sobre un escenario mojado, que resalta la fluidez de movimiento de los bailarines y crea efectos visuales y luminosos casi mágicos.

Duato interpreta el papel protagonista de "Alas", estrenado en España en 2006 y que desde entonces ha recorrido varios países, desde Australia hasta Corea del Sur.

El coreógrafo, que ha contado con la colaboración del director teatral esloveno Tomaz Pandur para la escenografía, ha dicho que se trata de una obra "melancólica, sobre el sentimiento de soledad y el tiempo que pasa".

"Entre un bailarín y un ángel hay algún punto en común como el de querer echarse a volar, o el intentarlo", a juicio de Duato.

Fue Pandur quien insistió en la idea de que Duato -a quien considera un "escultor del tiempo"-, interpretase el papel del ángel, comentó.

Según los organizadores, los dos artistas han buscado un nuevo vocabulario a través de una "verdadera fusión de disciplinas, más allá de la simple combinación de lenguajes escénicos".

"Alas" es una fusión de drama y danza, que incluye monólogos escritos para la película "El cielo sobre Berlín" (1987), de Wim Wenders, cuyo título en Francia fue "Les Ailes du désir" (las alas del deseo).

El filme en el que Duato inspiró su espectáculo, aunque no al pie de la letra, narra la historia de un ángel que vagabundea con su compañero por el Berlín de los años ochenta y, tras observar a los hombres, desea renunciar a su inmortalidad para convertirse en uno de ellos.