Viernes, 19 de Octubre de 2007

Los elefantes huyen del olor de sus cazadores

Un estudio prueba que los paquidermos distinguen entre la población de guerreros masai y la de los agricultores kamba

MIGUEL ÁNGEL CRIADO ·19/10/2007 - 00:00h

Ejemplar del Loxodonta africana. 18 como este han participado en el experimento. JÚPITER

Los elefantes saben distinguir entre humanos inofensivos y peligrosos. Se sabía que estos paquidermos están especialmente dotados para percibir a sus cazadores humanos, pero ahora además se ha comprobado que diferencian entre individuos de distintas tribus, en función del comportamiento que suelen tener con ellos.

Investigadores de la universidad británica de Saint Andrews, en colaboración con la Fundación Amboseli para los Elefantes de Nairobi (Kenia), han comprobado que los elefantes reaccionan con pánico cuando detectan el olor de ropas usadas por guerreros masai, identificados por tradición como cazadores de elefantes.

Para comprobar si se trataba de una actitud indiscriminada ante el olor humano, los investigadores realizaron varios experimentos con ropa. Primero, mostraron a los elefantes ropa limpia; después, tejidos rojos; luego, ropa roja vestida por un masai durante cinco días, y por último, el mismo tipo de prenda, pero usado por un miembro de los kamba, tribu que se dedica a la agricultura.

Participaron 18 elefantes de tres familias diferentes y todos mostraron reacciones similares: dirigieron sus trompas en la dirección de la que provenía el olor y, tras tomarse un tiempo para distinguirlo, huían.
Pero la velocidad de la huida no fue igual en cada caso. Ante la ropa limpia y la vestida por el pacífico kamba, reaccionaban de forma más tranquila. Sin embargo, tras identificar el olor del masai, salían despavoridos. Además, en este último caso, tardaban más en recuperar la calma.

Diferenciar grupos étnicos

Se conocía que algunos animales, como los suricatas, los perritos de las praderas y ciertos primates son capaces de clasificar a sus depredadores según la especie. Lo que demuestra este trabajo es que los elefantes, además, otorgan diferentes grados de peligrosidad a distintos grupos dentro de la misma especie, la raza humana en este caso.

Uno de los investigadores, Richard Byrne, afirma: "Esperábamos que los elefantes fuesen capaces de distinguir entre diferentes grupos humanos en función del nivel de riesgo que cada uno representase para ellos y no andábamos desencaminados".

Miedo al color

Queriendo reforzar su primera impresión, los científicos sometieron a los elefantes a una segunda prueba. Ahora, querían comprobar si estos grandes mamíferos diferenciarían también a sus posibles atacantes en función del color de la ropa. Aunque sólo distinguen entre blanco y tonos de gris, reaccionaron de forma más agresiva contra los ropajes rojos, el color tradicional de la vestimenta de los guerreros masai. Sin embargo, los vestidos blancos de los agricultores kamba apenas afectaron su estado de humor.

Otra de las responsables de las pruebas, Lucy Bates, asegura que "es la primera vez que se ha demostrado experimentalmente que un animal puede clasificar una especie de depredador potencial, como es el ser humano, en subgrupos, basándose en detalles tan pequeños". Los resultados de su trabajo aparecen en el próximo número de Current Biology.

Uno de los pocos animales capaz de reconocerse

Saber qué humanos son peligrosos y cuáles no por su uniforme y su olor tiene ‘mérito’ para un animal, aunque los elefantes han demostrado ya en otras ocasiones que se encuentran entre los seres más inteligentes de la naturaleza. Un grupo de elefantes demostró hace un año en India que son capaces de reconocerse a sí mismos cuando se ven en un espejo. Junto a los humanos, los grandes simios y los delfines, son los únicos seres en los que se ha podido observar un grado similar de conciencia.

Esta habilidad demuestra un grado de sofisticación que también se refleja en sus complejas relaciones sociales, y en su gran capacidad para preocuparse y comprender los sentimientos de otros congéneres. En opinión del autor del estudio, Joshua Plotnik, reconocerse a uno mismo como un ser distinto de los demás puede ser un indicador esencial para el desarrollo de los comportamientos altruistas. 

Cifras - El auténtico rey de la selva

3 FAMILIAS DE ELEFANTES
La familia de los ‘Elephantidae’ la forman dos grandes grupos separados geográficamente. En Asia, vive  el ‘Elephas maximus’, mientras que en África, hay dos especies: el elefante de la sabana y el elefante africano del bosque.

600.000 EJEMPLARES EN ÁFRICA
Tras décadas de caza, ahora furtiva, y el hostigamiento de los agricultores, en el continente africano hay alrededor de 600.000 ejemplares. En Asia, la situación es crítica. Entre animales en libertad y domésticos, no llegan a los 60.000.

1.500 ELEFANTES EN AMBOSELI PARK
Al sur de Nairobi (Kenia), estudian desde hace 35 años a estos paquidermos. Es el trabajo más antiguo sobre estos animales.