Archivo de Público
Domingo, 11 de Mayo de 2008

Cuando el empleo se va

Así se enfrentan los municipios con especialización económica a la crisis del ladrillo y a la caída de la actividad

PÚBLICO ·11/05/2008 - 22:14h

La desaceleración económica está afectando, sin apenas excepciones, a toda la geografía española. Pero hay zonas y comarcas que están sufriendo con mayor intensidad y anticipación los efectos del ajuste. Son las localidades con monocultivos económicos y cuya actividad y empleo dependen en buena medida de sectores específicos que atraviesan dificultades.

La historia económica española está repleta de ejemplos de reconversión económica. La crisis industrial de los ochenta se cebó en la siderurgia y los astilleros, y forzó la reinvención, desde el punto de vista económico, de ciudades como Sagunto, Sestao, Vigo, Ferrol o Cádiz. También la crisis de la minería cambió el paisaje económico y laboral de Asturias.

El parón

Ahora, el problema se llama, sobre todo, construcción. Aunque todavía estamos en una fase incipiente, las zonas con mayor dependencia de la actividad constructora han empezado a notar los efectos del brusco parón inmobiliario. Pero la industria la agricultura y los servicios también tienen problemas en según qué áreas.

¿Qué pasa cuando el empleo se va? ¿Qué ocurre si en una comarca determinada los ingresos de las empresas se reducen de golpe un 20%? ¿Y si los bancos cierran el grifo de la financiación? ¿Cuál es la salida? En esta información hemos concentrado la visión en cuatro esquinas de la geografía española: La Sentiu de Sió (Lleida), Lucena (Córdoba), Valle de Carranza (Vizcaya) y Huelva. Cada una de estas zonas tiene su propia problemática (ligada a la construcción en el caso de La Sentiu y de Lucena, de naturaleza más estructural en Valle de Carranza y centrada en el sector químico en Huelva). También las soluciones en marcha son diferentes, en función de la intensidad del ajuste y de las características del sector.