Archivo de Público
Sábado, 10 de Mayo de 2008

El lento despegue de la I+D eléctrica

En 2007, Iberdrola, Endesa y Unión Fenosa invirtieron un 0,2% de su cifra de negocios a investigación, desarrollo e innovación

ANTONIO M. VÉLEZ ·10/05/2008 - 17:28h

Iberdrola ha demostrado en los últimos años ser una empresa líder en innovación dentro del sector eléctrico”. Lo dijo el pasado viernes el presidente de la eléctrica, Ignacio Sánchez Galán, en una conferencia sobre la experiencia de la compañía en innovación. El ejecutivo salmantino sacó pecho al defender la estrategia de Iberdrola en esta materia. Según Galán, “la innovación no es una opción” para las empresas sino “una necesidad”, dada la rápida evolución de los mercados.

La empresa española aspira al Premio Edison, un galardón que entrega una fundación de las propias eléctricas, como reconocimiento a su política de innovación. Pero, a la vista de los datos disponibles, tampoco es para tanto. Es cierto que Iberdrola parece haberse tomado en serio la apuesta por la innovación. En 2006, la compañía creó una unidad específica para esta materia, en la que prevé invertir 225 millones de euros en el próximo trienio.

Iberdrola es, con diferencia, la eléctrica española que más invierte en innovación; no en I+D pura, un concepto más restringido, en el que no se contabiliza, por ejemplo, la inversión en tecnologías (algo que sí hace la I+D+i) y que, al igual que Endesa y Unión Fenosa, no desglosa. La aportación de Iberdrola a I+D+i supone casi la mitad del total de las tres grandes eléctricas nacionales. En 2007 fueron 65 millones de euros, un 16% más.

Sin embargo, también es cierto que el incremento de esa partida fue muy inferior al de la facturación, que se disparó un 58,5% gracias a la compra de Scottish Power.

Si se compara la inversión en I+D+i con la cifra de negocios del grupo, el porcentaje no es espectacular: el 0,56% del total. Según el Instituto Nacional de Estadística, la media que una empresa española con actividades de I+D destina a esta partida es del 1,8% de sus ventas totales. La aportación de Scottish Power, a buen seguro, ha sido escasa, dado que la empresa sólo invertía el 0,1% de su facturación en I+D.

En conjunto, el año pasado las tres eléctricas españolas dedicaron a I+D+i el 0,2% de su cifra de negocios e incrementaron su esfuerzo en esta partida en torno a un 15%.

El porcentaje es provisional, porque Endesa todavía no tiene cifras definitivas. Pese a que todavía es la primera eléctrica española en facturación, en términos relativos Endesa es la que menos destina a I+D+i (un 0,25% de sus ventas).

En cualquier caso, el sector eléctrico español no sale demasiado mal parado en comparación con el europeo. Estas empresas no destacan por su intensidad en innovación (porcentaje de inversión en relación a las ventas), pese a sus abultadas cifras de negocio.

Excepciones

Hay alguna excepción, que se suele explicar por el peso de la tecnología nuclear en su actividad: es el caso de Électricité de France (EdF) o la sueca Vattenfall, que destinan a esta partida más del 0,6% de sus ventas. En sectores como el de la informática se destina en torno al 7% y en farmacia, hasta un 15% y un 20%.

En términos relativos, los grupos eléctricos europeos están lejos de los grupos asiáticos: Korea Electric Power, la segunda eléctrica del mundo (tras EdF) que más se gasta en I+D, según la Comisión Europea, dedica a esta partida el 1,6% de las ventas.

En el otro extremo, es especialmente llamativa la pobre inversión en I+D de Enel, la tercera eléctrica europea por ventas y copropietaria de Endesa desde octubre pasado. En 2007, la empresa (que factura más del doble que Iberdrola y a la que sus críticos reprochan su escasa eficiencia) invirtió en innovación 29 millones, lo que apenas representa un exiguo 0,06% de las ventas.

Tampoco queda en muy buena posición E.ON, la primera eléctrica europea por facturación y que, en su momento (cuando intentó comprar Endesa) fue calificada en algunos sectores como paradigma de la eficiencia empresarial. El año pasado, la empresa alemana destinó a I+D el 0,05% de sus ventas. También es cierto que el cálculo se refiere exclusivamente a la I+D pura desarrollada por la propia empresa. Si se cuentan las aportaciones a universidades y centros de investigación, el porcentaje sube hasta el 0,12% de las ventas totales.