Viernes, 19 de Octubre de 2007

La cruzada de un bloguero de Shanghai

Uno de los internautas más activos de China denuncia la censura del Gobierno durante el Congreso del PC

ANDREA RODES ·19/10/2007 - 00:00h

Un grupo de internautas en un cibercafé en China. AFP

Liu Wei (nombre ficticio) es un joven de 28 años, directivo de una filial china de Ebay y autor de uno de los blogs más populares de Shanghai. Cada mes, dos millones de internautas visitan su página para leer anécdotas sobre la ciudad, su familia o el trabajo. Pero últimamente, Liu también ha criticado al Gobierno chino (por eso prefiere mantenerse en el anonimato). "Estoy muy frustrado", es el título de una de las entradas de su blog del mes pasado.

Liu se lamentaba del cierre masivo de páginas web y blogs (bitácoras personales) emprendido por el comité de censura dos semanas antes del inicio del 17º Congreso del Partido Comunista Chino, que se celebra estos días en Pekín.“Quieren asegurar un ambiente armonioso durante el Congreso”, explica Liu. Servicios como Blogspot, de Google, están censurados de forma permanente, pero en esta ocasión la censura va más allá. “No sólo han bloqueado los servidores, sino los Centros de Datos de Internet (IDC, en sus siglas en inglés)”, explica Liu.

Servicios como Blogspot, de Google, están censurados de forma permanente Cada IDC puede dar servicio a más de 300 sitios web. El Waigaoqiao Data Center, el mayor de Shanghai, ha sido completamente desconectado. Ayer mismo, el portal de vídeos YouTube estaba bloqueado en Pekín, Shangha, y otras ciudades chinas, justo el día en que se lanzaba la versión en mandarín.“Esto es sólo el principio”, dice Liu. En las últimas semanas la censura ha bloqueado cualquier tipo de servicio interactivo en la Red: blogs, tablones de anuncios BBS, foros on-line y cualquier otro tipo de aplicaciones que permitan añadir comentarios.

Youtube dejó ayer de funcionar y el acceso al servicio de correo Hotmail se interrumpe continuamente. Al Gobierno no le preocupa que los ciudadanos accedan a Internet, sino que creen opinión través de la Red.

Sin embargo, los 162 millones de cibernautas chinos tienen varias formas de esquivar el bloqueo. Liu utiliza para su blog un servidor estadounidense poco conocido, difícil de detectar por la censura. Para abrir las páginas bloqueadas, existen servidores que permiten navegar con el proxy oculto, como anonymouse.org y secretly2u.com, pero el Gobierno suele detectarlos y dejan de funcionar.

Antes de entrar en Ebay, Liu trabajó durante seis años en Microsoft y conoce la comprometida relación entre las compañías de Internet y el Gobierno. “Cada caso es diferente”, dice Liu.

Pacto con los servidores

Un informe reciente de Reporteros sin Fronteras denunciaba que el Gobierno chino exige la publicación de propaganda a las empresas para poder entrar en el mercado chino. “Es cierto que Yahoo obedece a todas las regulaciones del comité censor”, dice, “pero las páginas de Google son bloqueadas a menudo”.

Yahoo ha sido además acusado por el Congreso de EEUU de facilitar información personal de sus usuarios al Gobierno chino. Según la Fundación Dui Hua de San Francisco, Shi Tao, periodista y activista democrático, fue arrestado en su domicilio de Pekín después de que Yahoo suministrase información a la policía china sobre su cuenta de correo electrónico, su dirección de ordenador y el contenido de sus correos electrónicos. Shi fue condenado a 10 años de cárcel.

"Es cierto que Yahoo obedece a todas las regulaciones del comité censor"“La libertad de información puede derrocar del poder al Partido Comunista”, sostiene Liu como explicación de las razones de la censura en su país. La mayoría de los comentarios de su blog –inaccesible sin utilizar un servidor anónimo– son impresiones de la vida cotidiana, sin ningún tipo de contenido político.

En China, existen varios portales de cultura, moda y eventos, como Danwei o Shangaiist, que normalmente pueden abrirse sin problemas. “La cultura y el sexo no preocupan tanto como la política yla opinión pública”, asegura el popular bloguero chino, que concluye: “El Gobierno no teme ser atacado, sino a que la sociedad tome conciencia”.

Más control en la Red ante la proximidad de los Juegos Olímpicos

China tiene 162 millones de internautas. Todos los que publican contenidos, sobre todo si tratan temas políticos, se lo piensan dos veces antes de crear o hacerse eco de determinadas informaciones, según el informe ‘Viaje al corazón de la censura en Internet’, de Reporteros sin Fronteras y la organización Chinese Human Rights Defenders.

Cuando falta menos de un año de la celebración para los Juegos Olímpicos de Pekín, el documento, realizado por un colaborador que se infiltró en una compañía de telecomunicaciones, detalla con todo lujo de detalles cuál es el organigrama de la censura en China y también cómo el Partido Comunista y el Estado emplean una ingente cantidad de recursos humanos y económicos para acabar con la libertad de expresión en Internet.

Las exigencias de los órganos de control se han vuelto más férreas en el último año En concreto, el informe detalla que todos los viernes los responsables de los 19 grandes sitios informativos con sede en Pekín se reúnen en la Oficina de Gestión de la Información. Allí realizan un balance de los temas que más han interesado a los internautas durante la semana anterior, anuncian los que se deben tratar la siguiente y ordenan los artículos que hay que eliminar. Para ejecutar estas consignas los sitios cuentan con personal dedicado a controlar y eliminar los mensajes que no cumplen las directrices.

Según el informe, las exigencias de los órganos de control se han vuelto más férreas en el último año; mientras en 2006 se pedía a las diferentes compañías que ejecutaran las órdenes lo antes posible, ahora las advertencias se dividen en tres categorías en función de su margen de actuación: las que deben ser ejecutadas en cinco, 10 o 30 minutos.