Archivo de Público
Sábado, 10 de Mayo de 2008

Wawrinka contra Djokovic, la primera final que no habla español en cinco años

EFE ·10/05/2008 - 18:20h

EFE - El tenista serbio Novak Djokovic, ayer en un momento de su partido de semifinales contra el español Nicolás Almagro del Masters Series de Roma.

El serbio Novak Djokovic, número tres del mundo, y el suizo Stanislas Wawrinka disputarán mañana la primera final del Masters Series de Roma que no habla español en los últimos cinco años, tras el abandono hoy de sus rivales, el estadounidense Andy Roddick y el checo Radek Stepanek.

En efecto, el torneo internacional más español de todos, como se suele conocer al Masters Series de Roma porque los tenistas de ese país lo han ganado en nueve ocasiones, se quedó sin ellos el jueves cuando los dos últimos que quedaban, Nicolás Almagro y Tommy Robredo, se tuvieron que marchar en cuartos de final.

Las pistas del Foro Itálico, donde se juega tradicionalmente este Masters Series, quedaron ya descafeinadas de españoles el martes cuando en la segunda ronda quedó fuera el número dos mundial, Rafael Nadal, que ha ganado el título en las tres últimas ocasiones.

Muy felices se las prometía el número uno mundial, Roger Federer, cuando vio que su mayor enemigo en tierra batida era eliminado y le dejaba el camino libre para hacerse con un título que aún no posee, precisamente porque Nadal se lo impidió en dos ocasiones, la última hace dos años, y otro español, Felix Mantilla, en otra, en 2003.

Tras la salida de Nadal, Federer dijo que las posibilidades del título romano se abrían "enormemente". No para él, que en la siguiente ronda, la de octavos, fue eliminado por el checo Radek Stepanek.

Federer tuvo que dejar el torneo apesadumbrado y confesar que su derrota se podía "ver como una oportunidad perdida".

Pero la final también se quedó sin latinoamericanos, presentes en tres de las cinco últimas finales, la última el año pasado cuando el chileno Fernando González perdió ante Nadal.

Este año, los latinoamericanos no llegaron si quiera a cuartos, al retirarse en octavos González, por lesión, y perder el peruano Luis Horna ante el checo Radek Stepanek.

Pero es cierto que, como dijo Federer, las posibilidades se abrieron y no sólo con la salida de Nadal o la suya, sino con la caída de ocho de los nueve mejores jugadores del mundo, ya que a la final sólo ha llegado Djokovic.

El ruso Nikolay Davydenko, número cuatro, caía ante el español Tommy Robredo en octavos de final; el español David Ferrer, número cinco, perdía ante Stepanek; el estadounidense James Blake, número ocho, lo hacía ante el suizo Wawrinka, y el francés Richard Gasquet, número nueve, se quedó en la primera ronda batido por Horna.

Las lesiones han sido unas de las grandes protagonistas de este Masters Series. Sin ir más lejos, hoy en las semifinales, Roddick se retiró por un dolor de espalda y Stepanek por un malestar general.

Además, abandonaron el español Almagro, cuando se enfrentaba con Djokovic, debido a un dolor en la muñeca, y el chileno González, que se retiró antes de comenzar el partido de octavos, precisamente contra Almagro, por las fuertes contracturas musculares que sufría.

González había aguantado los dolores desde el primer día, pese a lo cual hasta entonces había disputado un buen torneo eliminando al ruso Evgeny Korolev y al serbio Janko Tipsarevic.

Aunque Nadal no se retiró por lesión, las heridas en su pie, causadas por ampollas, tuvieron parte de la culpa de su derrota.

Lesiones todas ellas debidas en buena parte al gran número de torneos que disputan los jugadores, con cuatro de ellos Montecarlo, Barcelona, Roma y Hamburgo, en cuatro semanas seguidas, lo que ha motivado quejas de Nadal, González y otros.

Tras perder con Ferrero en Roma, Nadal comentó que ya había avisado que jugar a tan alto nivel durante cuatro semanas "es imposible".