Jueves, 18 de Octubre de 2007

Una ley obliga a construir casas, aulas y bares anti-ruido

Más de 12 millones de españoles declara problemas acústicos en sus hogares

SUSANA R. ARENES / FERNANDO GAREA ·18/10/2007 - 20:42h

Las constructoras tendrán que edificar casas, colegios y restaurantes, además de instalaciones públicas, con métodos que los aíslen del ruido exterior del tráfico de automóviles y de aviones. El Consejo de Ministros aprueba hoy, a propuesta del Ministerio de Vivienda, el real decreto con las reglas de protección frente al ruido que completa definitivamente el Código Técnico de Edificación aprobado en marzo de 2006, el nuevo vademécum para la construcción

La norma propone, entre otros aspectos, construir suelos flotantes de madera que absorben ruido y son habituales en otros países europeos.

El decreto, al que ha tenido acceso Público, afecta a los edificios que se empiecen a construir dentro de doce meses, el periodo transitorio que fija la ley para su cumplimiento.

Más de 12 millones de españoles, en torno al 29% de la población, tiene problemas en sus hogares con el ruido exterior, según una encuesta de condiciones de vida de 2005.

La nueva norma busca fijar "límites máximos de decibelios" para "mejorar la calidad de vida", dijo ayer la ministra de Vivienda, Carme Chacón.

Contra el ruido aéreo

Con la norma de Vivienda, desde las tuberías, el aire acondicionado y los ascensores a las fachadas, los suelos y los tabiques tendrán que estar hechos de materiales más compactos o contar con sistemas que absorban el ruido.

Reducir los efectos del ruido de los aviones en hogares y edificios públicos es uno de los puntos en los que incide el texto. De hecho, fija que en casas, hospitales, edificios administrativos y colegios, debe haber un máximo de 47 decibelios cuando el ruido externo es muy fuerte, teniendo en cuenta que el límite a partir del cual el ruido es perjudicial es de 65 decibelios, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La norma busca reducir el ruido de actividades industriales y acaba con las lagunas que no regula la ley en vigor, como la reverberación.

 La norma regula hasta el eco
El nuevo decreto de Vivienda regula la reverberación, es decir, el eco de un ruido fuerte. Estará prohibido que éste retumbe más de 0,9 segundos en nuevos restaurantes, comedores y aulas.

Por otro lado, las calderas, las bombas de propulsión y los ascensores deben contar con sistemas antivibración. Y los radiadores no deberán estar apoyados a la vez en el pavimento y en la pared para no provocar vibraciones.

La norma llega al punto de regular que el agua de las tuberías debe circular a un metro por segundo. Además, las puertas de los ascensores deberán tener sistemas que amortigüen el ruido de cierre.

Pisos un 5% más caros

Fuentes del sector constructor apuntan que todo el Código de Edificación encarecerá en torno a un 5% los pisos. El texto de Vivienda se adecua a una directiva europea y se complementa con la Ley del Ruido del Ministerio de Medio Ambiente que también se aprueba hoy.