Archivo de Público
Sábado, 10 de Mayo de 2008

Un informe del CES dice que el sector del automóvil es el más afectado por la ampliación de la UE

EFE ·10/05/2008 - 16:01h

EFE - Un agente de la Guardia Civil revisa un vehículo de alta gama requisada en una operación contra la importación fraudulenta de vehículos de lujo.

El sector automovilístico español ha sido el más perjudicado por la ampliación de la Unión Europea (UE) a veintisiete países, con una caída de sus exportaciones en los últimos cuatro años.

Esta es la principal conclusión del informe elaborado por el Consejo Económico y Social (CES) que, con el título "Los efectos económicos y sociales de la ampliación de la Unión Europea en España", muestra que el paso de la UE de los Quince a la UE de los Veintisiete ha tenido su mayor impacto negativo en el sector automovilístico.

Tradicionalmente, la automoción en España ha destacado por sus ventajas competitivas y, por ello, la especialización en este sector de países como Polonia, República Checa y Eslovaquia ha supuesto un aumento de sus importaciones y un descenso de las exportaciones españolas.

Otros sectores también han perdido ventaja comparativa tras la ampliación europea, como la madera y el papel, mientras que el sector hortofrutícola, que esperaba beneficiarse de una mayor cuota de mercado, no ha variado y la industria química, por su parte, ha visto reforzada su ventaja comparativa.

Uno de los aspectos que más preocupaba a España ante la ampliación de la UE era la redistribución de los fondos de ayuda, ya que, con la nueva situación, el país perdió su condición de primer receptor de fondos comunitarios, que pasaron a recibir los nuevos estados miembros (los llamados NEM).

No obstante, según el informe, la asignación de un Fondo Tecnológico para cubrir las carencias en I+D+i empresarial y favorecer que las regiones españolas avancen en convergencia respecto a la media europea ha hecho que estas consecuencias no sean tan significativas.

En los últimos cuatro años, los intercambios comerciales de los nuevos miembros han crecido y sus exportaciones han ganado cuota de mercado mundial, al tiempo que se ha producido un descenso de dicha cuota en el resto de países, incluido España, aunque en menor medida que el resto.

Dado el escaso nivel inicial, las relaciones comerciales de España con los NEM se han intensificado y han dado lugar a un saldo exterior deficitario y creciente, puesto que las importaciones españolas han crecido más rápidamente que las exportaciones.

Esto pone de manifiesto que España tiene dificultades para mantener una presencia exportadora importante, ya que, según el informe, la dinámica estructural de la economía no ha sido capaz, ante la aparición de nuevos competidores, de situar los productos en gamas de calidad diferenciadas con la "marca España".

En cuanto a las inversiones, aspectos como la existencia en los NEM de mano de obra relativamente cualificada y de menores costes laborales han hecho que haya habido un incremento importante de las inversiones extranjeras directas (IED) en esos países.

La ampliación europea también ha favorecido un incremento de los flujos migratorios desde los NEM hacia la UE-15 y se prevé que en el futuro, mientras persistan las actuales diferencias de renta per cápita, continúe llegando población de estos países, aunque más moderadamente.

A España ha llegado sobre todo población rumana que, según las conclusiones del informe, han contribuido a cubrir las necesidades del mercado de trabajo español, sin haberse producido solapamientos con las ocupaciones desempeñadas por la población española.

El libro señala también diversas propuestas para mejorar la situación actual y afrontar un escenario mundial de mayor competencia, recomendaciones que se basan en la reorientación del modelo productivo en España para asentar la competitividad empresarial sobre la innovación y la calidad.

Aconsejan así la orientación e intensificación de las políticas y del gasto público hacia educación y formación, las infraestructuras, la I+D+i, la política industrial, la promoción empresarial, la internacionalización de la empresa española y la sostenibilidad medioambiental.

En mayo de 2004 la Unión Europea dejó de ser la UE-15 y pasó a ser la UE-25, con la incorporación de la República Checa, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Malta, Polonia y la parte griega de Chipre.