Jueves, 18 de Octubre de 2007

El Constitucional cambia su doctrina para apartar a Casas

Hasta ahora las recusaciones eran aceptadas si el magistrado se había pronunciadopreviamente

PÚBLICO.ES ·18/10/2007 - 20:37h

El Pleno del Tribunal Constitucional ha cambiado la doctrina que ha mantenido sobre las abstenciones y recusaciones de sus miembros desde la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial de 2003 para poder aceptar la de la presidenta, María Emilia Casas, que queda así apartada del debate del recurso del PP contra la prórroga de su mandato.

Durante el año pasado se rechazaron las abstenciones presentadas por distintos motivos por los magistrados Jorge Rodríguez-Zapata, Eugeni Gay y Ramón Rodríguez Arribas. El auto por el que se acepta la abstención de Casas y del vicepresidente, Guillermo Jiménez, cita otros dieciseis casos en los que sí se admitieron.

Los magistrados considerados progresistas señalan en dos votos particulares que "la relevancia que se pretende dar en el auto a estos precedentes no es tal, toda vez que se refiere a situaciones planteadas en un contexto legislativo muy diferente del actual", al ser anteriores a la reforma.

Las abstenciones aceptadas después se basaron en causas objetivas como el pronunciamiento previo del magistrado -personal, en dictamen o asesoría-, lo que no ocurre con Casas o Jiménez.

Composición y quórum

En lo que coinciden todos los miembros del Pleno es en destacar la importancia de preservar la composición del TC. Los progresistas recuerdan que las causas legales de abstención (cuando los propios magistrados piden ser apartados de un asunto) y la recusación (en la que una parte impugna a un juez) son iguales. En cambio, el auto aprobado con el voto de calidad del presidente en funciones, Vicente Conde, diferencia entre ambas posibilidades e insiste en que el artículo 14 de la ley reguladora establece un quórum obligatorio de dos tercios de sus miembros para poder tomar decisiones.

Con la aceptación de la abstención de Casas y Jiménez, el Pleno queda compuesto por diez magistrados. Si el Gobierno recusa a los magistrados Roberto García-Calvo y Jorge Rodríguez-Zapata, por haberse pronunciado sobre la reforma de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional antes de que fuera recurrida por el PP, y la impugnación prospera, el Pleno estaría formado por ocho, el mínimo para pronunciarse.

No todos afectados

"No sería comprensible por la ciudadanía" que el tribunal no aceptase la abstención de Casas, "contra su expresa y fundada voluntad", afirma el auto, que niega, al contrario que los progresistas, que todos los magistrados estén afectados por la reforma, ya que todos pueden optar a la presidencia.