Archivo de Público
Sábado, 10 de Mayo de 2008

"Darwin no perdió la fe por desarrollar la teoría de la evolución"

Es profesor de historia de la ciencia de la Universidad de Cambridge. Ha estudiado la correspondencia del científico británico Charles Darwin para conocer el lado personal de su vida y obra

DANIEL MEDIAVILLA ·10/05/2008 - 20:33h

Reyes Sedano - El profesor Paul White, antes de la entrevista en el Hotel Miguel Ángel de Madrid. REYES SEDANO

El profesor de la Universidad de Cambridge Paul White ha buceado durante muchos años entre la correspondencia del científico británico Charles Darwin. En las cartas que se escribía con su mujer, otros investigadores e incluso miembros del clero de su país, se refleja el lado más personal del fundador de la teoría de la evolución. White ha estado esta semana en Madrid invitado por el British Council para participar en un ciclo de conferencias sobre la vida y la obra de Darwin en la Residencia de Estudiantes.

Darwin y sus teorías son consideradas por muchos como responsables de una parte importante del descenso de la religiosidad en Europa...

Su correspondencia da una visión diferente sobre las creencias religiosas de Darwin y el debate durante su periodo sobre las implicaciones de su teoría para el cristianismo. Él nunca es crítico con la religión de una manera directa, es muy respetuoso, y muestra su preocupación por algunas de las personas que están tomando sus teorías y usándolas como forma para cuestionar a las instituciones religiosas de una forma muy agresiva.

¿Sentía Darwin que existía una contradicción entre las creencias religiosas y su teoría de la evolución?

Depende del tipo de creencias religiosas. Había algunas formas de cristianismo, creencias en un Dios que interviene en la naturaleza, en la vida de la gente, un Dios personal, una Biblia que es auténtica o histórica… Estos aspectos del cristianismo estaban claramente en contradicción con el trabajo de Darwin. Pero mucha gente era capaz de conciliar estas dos ideas. Había muchos miembros del clero con los que Darwin mantenía correspondencia y con los que tenía buena relación, que veían sus teorías como algo que aportaba una forma positiva de reformar la teología, cuestionando algunos puntos de vista más dogmáticos sobre las creencias religiosas y aportando una visión más liberal. Es posible que no sea contradictorio tener creencias religiosas y creer en la evolución al mismo tiempo. Él tendía a ver la religión como algo más privado. Lo que elijas creer es tu elección.

¿Las autoridades religiosas vieron ya entonces una amenaza para el cristianismo en las ideas de Darwin?

Algunos, pero no todos. Creo que ni siquiera se podría decir que la mayoría de las personas de iglesia lo veían así. Creo que sólo unas pocas personas conservadoras se opusieron.

"Sus dudas religiosas reflejan una mayor apertura mental que fue buena para su ciencia"
¿Cuál fue la influencia de sus descubrimientos en las creencias de Darwin?

 

Es difícil decirlo con seguridad porque él no lo hace constar con claridad en lo que escribe. Dice que pierde su fe de una forma muy gradual. Cuando escribió El origen de las especies aún creía en Dios, un dios de algún tipo, un creador que estaba entre bastidores quizá. Obviamente no fue su teoría evolutiva la que minó sus creencias religiosas, no fue algo tan simple. Pero gradualmente él dice que se convierte en agnóstico. Lo que parece que él quiere decir con eso es que permanece fundamentalmente inseguro sobre si hay Dios. Parece ser una posición de humildad. Esa es una de las razones por las que no está cómodo con personas que son ateas de una forma muy agresiva como sucede con sus colegas Thomas Huxley o Ernst Haeckel.

¿Facilitó el agnosticismo de Darwin sus descubrimientos?

Creo que su incertidumbre sobre la religión refleja su mayor apertura de mente, que fue muy importante para su ciencia. Fue extremadamente minucioso y trataba continuamente de cuestionar sus propias teorías. En El origen de las especies escribe un capítulo completo que son una serie de objeciones que después él trata de contestar. Esa es una forma inusual de hacer ciencia que además hace la ciencia más fuerte.

Aún hoy, la idea de que los seres humanos 'vengan del mono' [que ambos tengan antecesores comunes] provoca un fuerte rechazo a muchas personas. ¿Cómo lo vivía Darwin? ¿Le resultaba incómodo?

Él bromea mucho sobre el tema. Se da cuenta de que la idea es inquietante, pero no le resulta muy problemático porque en realidad él tiene una elevada opinión de los monos. Lo que él hizo no fue hacer inferior al hombre sino elevar a los animales.

"A Darwin no le inquietaba venir del mono porque tenía una buena opinión de ellos"

¿Esto significa que Darwin ponía en duda la idea del ser humano como especie elegida, que colocaba a todos los seres en el mismo plano?

Hay veces en las que parece no ordenar las especies en una jerarquía. Está más interesado en cómo cada especie es capaz de adaptarse, sobrevivir, que hay un ajuste entre especies y entorno en todos los niveles y que eso es lo que importa de verdad. Pero cuando escribe sobre la civilización humana, las capacidades mentales de las personas, hay un sentido claro de progreso. Él cree que los humanos son superiores, intelectual y moralmente. Él cree en la jerarquía de razas, en la de género. Es típico del periodo.

Su mujer era muy religiosa. ¿Tuvo problemas con ella por sus investigaciones y sus dudas de fe?

En los primeros años de la relación hay mucha tensión. Algunas cartas lo muestran. Emma [Wedgwood] estaba muy preocupada porque la falta de ortodoxia de Charles les separase. También está preocupada por el más allá, ella cree en un cielo y quiere estar con él allí y eso es casi más importante para ella que el presente. Esto es serio, las cartas son muy duras. Pero fueron capaces de conciliar estas diferencias y no hay sensación de que este alejamiento se haya producido. En las cartas se ve que Emma es más abierta de lo que se le suele atribuir y él estaba pensando mucho sobre la naturaleza de la religión. Ella respetaba el método de Darwin de cuestionar y buscar y creo que así fueron capaces de vivir juntos de una forma cercana y respetuosa.

Por lo que cuenta, parece que en la época de Darwin, en el XIX, había más apertura mental de la que hoy se ve en el enfrentamiento entre evolucionistas ateos y creacionistas creyentes.

Hay mucha gente muy abierta, pero a los medios les encanta esa forma extremista de plantear la discusión.