Jueves, 18 de Octubre de 2007

El congreso del Partido Comunista chino se prepara para elegir secretamente a los nueve máximos líderes

EFE ·18/10/2007 - 20:07h

EFE - Los más de 2.200 delegados del Partido Comunista de China examinan desde hoy las listas secretas de las que saldrán los máximos líderes para el próximo lustro. EFE

Los más de 2.200 delegados del Partido Comunista de China (PCCh), reunidos en su congreso quinquenal hasta el próximo 22 de octubre, examinan desde hoy las listas secretas de los dirigentes de entre los que finalmente saldrán los nueve máximos líderes comunistas chinos para el próximo lustro.

Los resultados de la elección, por voto secreto, para el comité permanente del buró político del partido que gobierna a la quinta parte de la población mundial desde hace 58 años se conocerán el 23 de octubre, según la agencia oficial Xinhua.

El máximo órgano de poder en China podrá incluir a miembros clave hacia la transición a la quinta generación de líderes, entre ellos tal vez "un príncipe" (hijo de actuales o antiguos líderes que se han significado en la construcción de la República Popular de China), y quien en 2012 puede suceder al actual secretario general, Hu Jintao.

Sin información oficial ni filtración alguna, los dos candidatos que parecen mejor situados para entrar en el órgano chino más poderoso son Xi Jinping, de 52 años, secretario general del partido en Shanghai e hijo de un antiguo revolucionario, y Li Keqiang de 54, secretario general de Liaoning y de orígenes humildes.

Xi y Li, junto a otros dos o tres militantes de la "quinta generación" podrían completar la renovación del máximo órgano del Partido Comunista si vencen en las elecciones por voto secreto que Hu desea muestren el aumento de la democracia interna, como dijo al congreso.

La política interna china es tan secreta, que los periodistas, tanto nacionales como extranjeros, aceptados éstos por primera vez para informar del congreso, se esfuerzan estos días en captar un gesto o una mirada que pueda indicar simpatía o lo contrario, hacia un dirigente o su futuro.

Sin comentarios ni filtraciones de las sesiones a puerta cerrada que analizan los posibles candidatos, y desde luego sin información oficial al respecto, los periodistas extranjeros deben conformarse con analizar como los trata la prensa, por ejemplo sobre Xi y Li, los dos candidatos al comité permanente mejor situados.

Incluso leen entre líneas observando cómo aparecen las noticias sobre ellos en los cuatro principales portales chinos (sina.com, china.news, sohu.com y people.com.cn).

El secretario general del PCCh tiene garantizada la Presidencia del país y todo indica que liderará junto al primer ministro, Wen Jiabao, y el presidente de la Asamblea Nacional Popular (ANP), Wu Bangguo (cargos que no parecen en peligro), el país de mayor crecimiento económico, comercial y diplomático del mundo.

Los analistas destacan el supuesto deseo de Hu de introducir en el comité permanente del buró político del partido a sus protegidos y superar así la influencia todavía real del ex presidente Jiang Zemin a fin de facilitar sus planes de gobierno para su segundo y último mandato.

Hu expresó su deseo de continuar el próximo lustro la política de reforma y apertura basada en un desarrollo científico sostenible, sin expoliar recursos naturales, y construir una sociedad que reduzca la brecha entre ricos y pobres.

Los logros económicos de los pasados cinco años son evidentes, pero según los expertos occidentales, no será fácil repetirlos pues el modelo está sometido a presión tanto interna como externa por el gigantesco superávit comercial, con cada día más llamadas proteccionistas frente al aumento de los productos baratos chinos.