Archivo de Público
Jueves, 8 de Mayo de 2008

La oposición económica del PP se pone plazos

Con el estreno de la legislatura, su portavoz en el área, el ex ministro Cristóbal Montoro, no defraudó

B. CARREÑO ·08/05/2008 - 23:15h

La Comisión de Economía y Hacienda del Congreso es uno de esos organismos que conforme discurre el curso pierde alumnos a marchas forzadas. Sin embargo ayer, en el inicio del año escolar, había pleno al quince, en este caso, de hasta quince diputados del Partido Popular.

El PP siempre ha destacado por su locuaz forma de hacer oposición económica y con el estreno de la legislatura, su portavoz en el área, el ex ministro Cristóbal Montoro, no defraudó. Para arropar al nuevo estuvieron sus dos antecesores, Miguel Arias Cañete y Vicente Martínez Pujalte.

También se pasaron (o pasearon) por la sesión, Celia Villalobos, (nada que ver con la Economía) o Luisa Fernanda Rudí. Eso sí, ni rastro de Manuel Pizarro. Álvaro Nadal, la promesa económica del PP que asesoró a Arias Cañete en la anterior legislatura (aunque ayer no le dedicó ni una cómplice mirada), y en ésta ostenta un escaño por Albacete, se estrenó también como la mano derecha del ex ministro.

En su intento de popularizar (o “hacer populismo” según Solbes) la economía, Montoro instó al vicepresidente a llamar “al pan, pan, al vino, vino y a la crisis, crisis”. El popular pidió también “nuevas ruedas” para la economía y menos “cortinas de humo” como las recientes propuestas de aumentar la laicidad del Estado.

Ni siquiera el presidente de la mesa (Antonio Gutiérrez, ex secretario general de CCOO) pudo contener la risa cuando Montoro afeó la hora de la convocatoria (mediodía) y aseguró que la Comisión se disolvería por “la caída de la glucosa”. Solícito, el vicepresidente segundo le ofreció el azucarillo sobrante de su café.

Montoro pidió al Gobierno que fuera más cercano a la gente ya que cuando habla de fallo en las previsiones económicas “se refiere a miles de empleos destruidos”.

Haciendo gala de talante pactista, tendió una mano al Gobierno para trabajar juntos en las reformas necesarias para la Economía (guante que fue aceptado) y anticipó que en dos semanas presentará un paquete de iniciativas económicas.