Archivo de Público
Jueves, 8 de Mayo de 2008

Touré reconoce que sintió "humillación y ridículo" en el Bernabéu

El marfileño dice que nunca había visto a Rijkaard "tan enfadado" y que ahora es momento de "buscar soluciones"

AGENCIAS ·08/05/2008 - 16:42h

FERNANDO ZUERAS - Touré Yayá durante la rueda de prensa que ha ofrecido hoy.

El centrocampista Touré Yaya reconoció haber tenido sensaciones de "humillación y ridículo" anoche en el estadio Santiago Bernabéu, donde el FC Barcelona cayó por goleada (4-1) ante el Real Madrid en una jornada que acabó con sus posibilidades de finalizar la Liga en la segunda posición y confirmó que tendrá que jugar la ronda previa de la Liga de Campeones, y admitió también que nunca había visto al entrenador Frank Rijkaard "tan enfadado".

"Sentí de todo, humillación y ridículo entre otras sensaciones, el Real Madrid estuvo muy fuerte y jugó muy bien y la verdad es que nosotros estuvimos bastante mal", confesó Touré, que fue el único jugador del Barcelona que compareció ante los medios de comunicación el día después de la derrota en el Bernabéu. El medio marfileño, que cumple su primer año en el club azulgrana, también mostró su descontento por una temporada que calificó de "mediocre" y "mala".

"Hay que buscar soluciones" 

El jugador africano también apuntó que ahora es momento de "buscar soluciones" para la próxima temporada y acató la posible decisión de la directiva de relevar al entrenador Frank Rijkaard. "Yo creo que Rijkaard es un entrenador muy bueno, aunque el deporte es así, tiene estas cosas y hay etapas, pero es una decisión de los dirigentes", dijo, tras haber admitido que el partido de ayer fue "muy difícil" para el técnico y que nunca lo había visto "tan disgustado y enfadado".

En su análisis de la temporada, Touré aludió a las lesiones de varios jugadores en "momentos importantes" de la temporada y a los fallos del equipo en general en partidos decisivos a lo largo del campeonato. "Hemos fallado en partidos importantes en que no podíamos fallar y, aunque lo habíamos hablado, la mentalidad no lo es todo porque hay que demostrarlo en el campo y no siempre lo hemos hecho", señaló.

Touré entiende "el descontento en la afición y los directivos", pero también subrayó que esa sensación es compartida por todos en el vestuario. "Los jugadores somos los primeros que no estamos satisfechos con lo que hemos hecho esta temporada. A ninguno nos gusta la derrota, todos estamos aquí para ganar títulos y no ha sido posible, pero también hay que pensar en positivo y mirar a la próxima temporada con los mismos objetivos", comentó.

El centrocampista marfileño, por último, explicó que desea jugar los dos últimos partidos de Liga, ante el Mallorca y el Murcia, a pesar de la hernia discal que arrastra desde hace unos meses por la que está previsto que sea operado a finales de la temporada, aunque indicó que esta tarde se reunirá con los médicos por la posibilidad de adelantar la intervención dado que el Barça ya no puede luchar por nada una vez confirmado que jugará la previa de la Liga de Campeones.

Noticias Relacionadas