Archivo de Público
Jueves, 8 de Mayo de 2008

El futuro de Aguirre distrae al Atlético en la fase crucial

El conjunto rojiblanco necesita la victoria ante el Espanyol para seguir aspirando a la Champions debido al empuje del Sevilla

ÁNGEL LUIS MENÉNDEZ ·08/05/2008 - 15:28h

EFE - Raúl García y Luis García, en el choque del Calderón.

Cuando, tras once eternos años de espera, el Atlético se halla a tres pasos de la ansiada Liga de Campeones, el futuro de su entrenador, Javier Aguirre, ha eclipsado el trascendental partido de esta noche en Barcelona ante el Espanyol.

Rumores sobre presuntos sustitutos, cláusulas de un contrato que expira en junio y la posible continuidad del mexicano han desplazado un foco que debería estar centrado en la cita de Montjuic. Sobre todo, cuando el Atlético es autosuficiente, cuando no depende de terceros para sellar su retorno a la máxima competición europea.

El ruido empezaba a ser tan atronador que el propio Aguirre tuvo que poner ayer sordina al debate: “Mi futuro es secundario, lo primario y lo único es la Champions”.

El Comité de Apelación inyectó actualidad deportiva al partido al anular la tarjeta que impedía a Raúl García jugar. El navarro formará en el centro del campo junto a Camacho, lo que permitirá a Aguirre alinear un once en el que sólo falta el lesionado Simao, cuya reaparición está prevista el domingo ante el Deportivo.

Enfrente estará hoy un grupo que se ha diluido con estrépito en la segunda vuelta. Fue rival directo del Atlético en el primer tramo de Liga y ahora aspira a jugar la Intertoto. “A veces jugamos demasiado ansiosos, lo que hace que nos equivoquemos y nos metan goles absurdos”, se quejó ayer Valverde.