Jueves, 18 de Octubre de 2007

La momia de Tutankamón será exhibida en una urna de plexiglás en su tumba original

EFE ·18/10/2007 - 15:24h

EFE - Fotografía sin fecha del jefe del Consejo Supremo Egipcio de Antigüedades, Zahi Hawass, que examina la momia del faraón niño Tutankamón momentos antes de someterla a un escaner, después de que fuera sacada de su sarcófago para ser examinada. EFE

La momia del faraón Tutankamón, que por primera vez será mostrada al público el próximo noviembre, será exhibida dentro de una urna de plexiglás en su tumba original del Valle de los Reyes, en Luxor.

En declaraciones al semanario "Al Ahram Weekly", el director del Consejo Supremo de Antigüedades egipcio (CSA), Zahi Hawass, explicó que la momia estará cubierta de lino, como fue encontrada en 1922, pero la cara estará descubierta "para que los visitantes puedan ver el verdadero rostro del faraón".

La urna tendrá un sistema de control de temperatura y humedad, similar al existente en la "sala de las momias" del Museo de El Cairo, para evitar que el aliento de la respiración de los miles de visitantes que cada día visiten la tumba pueda dañar el estado de la regia momia.

Hawass, que poco a poco va desvelando los detalles de lo que promete ser una operación muy mediática, no ha precisado en qué fecha exacta se podrá visitar la famosa momia, y de momento sólo se sabe que será a mediados de noviembre.

Según el jefe del CSA, la momia de Tutankamón resultó muy dañada cuando fue descubierta en 1922 por el británico Howard Carter y su equipo, que no dudaron en utilizar cuchillos y hasta barras de hierro para separar la máscara funeraria, los collares y las múltiples joyas que adornaban el cadáver del joven faraón.

De hecho, la momia quedó partida en dos al nivel del vientre, y las piernas y los brazos también quedaron separados del cuerpo, así como las manos y los pies, que Carter solo pudo pegar rudimentariamente con resina, hasta que en 1968 fueron de nuevo reconstituidos.

El arqueólogo añadió que en esa misma ocasión se mostrarán, también por vez primera, 16 jarras que pertenecían al ajuar del faraón y que se cree que contienen restos de cereales, cerveza, vino y otros alimentos que acompañaban al rey en la eternidad.

Estas jarras, que fueron descubiertas dentro de la tumba por Carter, habían sido almacenadas y olvidadas en un depósito de Luxor, asegura Hawass.