Archivo de Público
Jueves, 8 de Mayo de 2008

Zapatero recibirá a Ibarretxe el día 20 en la Moncloa

Acordaron ayer la cita para hablar de la hoja de ruta siete meses después de su último encuentro

GUILLERMO MALAINA ·08/05/2008 - 07:16h

El encuentro entre José Luis Rodríguez Zapatero y Juan José Ibarretxe ya tiene fecha, hora y lugar: el próximo día 20, a las diez de la mañana, en el Palacio de la Moncloa.


La noticia trascendió a última hora de la tarde después de una jornada en la que buena parte de la actualidad política en Euskadi había girado en torno al enésimo intento del lehendakari por hacerse un hueco en la agenda del presidente español para intentar negociar su conocida hoja de ruta, alcanzar un acuerdo y, así, lograr la paz y la normalización política en Euskadi.


La última petición para ello de Ibarretxe había llegado a la Moncloa muy temprano, a las 8.30 de la mañana, a través de una carta. En la misiva, además de reclamar a Zapatero un día para el encuentro, le anunciaba su propósito de enviarle una “propuesta abierta” de pacto político.


Dos mensajes en dos días


Cuando la misiva llegó, ni siquiera habían transcurrido 24 horas del último mensaje enviado con idéntico fin desde Lehendakaritza, la sede de la Presidencia del Gobierno vasco en Vitoria. En una comparecencia no exenta de ironía su portavoz, Miren Azkarate, había invitado el martes al presidente español a reunirse con Ibarretxe este mismo domingo aprovechando su visita a Euskadi con motivo de la Fiesta de la Rosa, en Barakaldo.


Tanta insistencia obtuvo finalmente a última hora de la tarde una respuesta, aunque desde el Gobierno español la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega trató de quitar hierro a la espera. Como vino a decir, el problema había sido sólo una “cuestión de agendas”.
Según trascendió, Rodríguez Zapatero trató de ponerse en contacto por la mañana con Ibarretxe con una llamada de teléfono, pero no tuvo éxito. Finalmente, ambos mandatarios  pudieron hablar por la tarde para concretar la fecha de la reunión, la primera que mantendrán desde el encuentro del pasado 16 de octubre.


Una aventura


Otra cuestión es ya el resultado que pueda deparar esta reunión sobre un asunto, la hoja de ruta con una consulta en el horizonte, que ha suscitado no pocas discusiones entre Vitoria y Madrid. Ayer, la vicepresidenta del Gobierno insistió en la misma postura que el presidente mostró en el discurso de investidura: “No se subirá a un tren que no se sabe dónde va” para afrontar “una aventura”.


El lehendakari, sin embargo, no ha desistido ni por un momento ante los numerosos mensajes del mismo signo escuchados los últimos meses. En la carta que envió ayer mismo a la Moncloa, se muestra convencido de que el acuerdo entre ambos presidentes es posible y asegura no resignarse a que “la falta de encuentros aborte la posibilidad de plantear caminos de solución”.


La principal queja del lehendakari fue por la falta de una cita. Y ahora ya la tiene.