Archivo de Público
Miércoles, 7 de Mayo de 2008

Acusan de homicidio a la madre de un bebé que al parecer murió asfixiado

EFE ·07/05/2008 - 14:18h

EFE - Una calle del municipio palmero de Tijarafe, donde se encuentra la vivienda en la que la pasada madrugada una mujer de 32 años asfixió a su hija de seis meses como consecuencia de una depresión posparto.

Una vecina del municipio de Tijarafe (La Palma), de 31 años, ha sido detenida acusada de un delito de homicidio, después de que durante la pasada madrugada su bebé de cinco meses muriese, al parecer asfixiada, dijeron hoy a Efe fuentes de la Guardia Civil.

Las fuentes indicaron que la muerte del bebé se produjo en el domicilio de la detenida y su esposo y añadieron que, según los indicios, la ahora detenida se levantó a las cinco de la madrugada y causó la muerte de su hija por asfixia.

Después, agredió a su esposo con un objeto contundente, pero fue inmovilizada por su marido.

La mujer podría padecer una depresión posparto, cuestión que deberá ser contrastada, indicaron las fuentes de la Guardia Civil, las cuales agregaron que el cadáver del bebé ha sido trasladado al Hospital General de Palma, donde es previsible que se le practique la autopsia.

En cuanto a la depresión posparto, la psicóloga María José Herrera dijo a Efe que una de cada diez parturientas sufre este trastorno que por sí solo no justifica "una aberración" como el parricidio, a no ser que se añada a otras alteraciones de personalidad o psicóticas más graves.

Herrera declaró que "un comportamiento tan fuera de la razón humana que a todos escandaliza y nos deja de piedra" no se explica si no hay asociados otro tipo de trastornos.

La depresión postparto aparece en un porcentaje muy alto de mujeres y además también se habla del síndrome del "Baby blues", que surge hacia los tres días de dar a luz, lo que coincide con el regreso del hospital a casa tras el parto.

Es entonces cuando las madres se vuelven más llorosas, tristes, no quieren visitas y todo les produce "un pequeño desbordamiento", pues salen de un hospital, en el que todo está hecho, hacia su hogar, en el que hay una nueva situación, "y todo es un caos".

María José Herrera declaró que lo más habitual es que la depresión posparto aparezca durante el primer mes de vida del bebé, pero también hay casos en los que surge a los seis meses y hasta después de un año de dar a luz.

Los síntomas son tristeza, ansiedad, abatimiento, bajo estado de ánimo, irritabilidad -sobre todo con las personas próximas- peleas con la pareja e incluso irritación con el bebé.

La muerte de este bebé ha causado gran consternación entre los vecinos de Tijarafe, municipio del noroeste de La Palma, de 55 kilómetros cuadrados y poco más de 2.700 habitantes que se dedican sobre todo a la agricultura y la ganadería.

La madre del bebé, que estaba en el paro, y su marido, de 35 años, propietario de una pequeña empresa de construcción, formaban una pareja que se casó hace cuatro años y que, según los vecinos, se había sometido a un tratamiento de fertilidad para tener un hijo.

En declaraciones a Efe, vecinos de la pareja han señalado que el pueblo y las amistades están disgustados por vivir esta desgracia que no se esperaban.

Asimismo, han indicado que se trataba de una pareja maravillosa, a la que la niña les vino como caída del cielo, ya que llevaban mucho tiempo en tratamiento para intentar tener esa criatura.