Jueves, 18 de Octubre de 2007

García Abril dice que la música contemporánea no está acostumbrada a grandes premios

EFE ·18/10/2007 - 14:26h

EFE - Fotografía de archivo del 15/06/07 del compositor turolense Antón García Abril. EFE

Antón García Abril es compositor, catedrático y miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando desde 1982, y a sus 74 años este turolense de nacimiento y corazón asegura que su vida "es la música", que utiliza desde siempre "como una forma de comunicación entre humanos".

Unas horas antes de recoger en la Real Academia de Bellas Artes el VII Premio Tomás Luis de Victoria, considerado el Cervantes de la música, Antón García Abril, que estrenará en el acto la pieza "Cuarteto para el nuevo milenio", explicaba a Efe que es "importante obtener un premio así, porque el mundo de la música, sobre todo el de la contemporánea, no está acostumbrado a recibir grandes premios".

Dotado con 60.000 euros y concedido por la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) para reconocer a un compositor vivo de la comunidad iberoamericana -incluido Brasil y Portugal-, el Tomás Luis de Vitoria lo han recibido en anteriores ocasiones músicos como los españoles Xavier Montsalvatge y Joan Guinjoan, el venezolano Alfredo del Mónaco y el brasileño Marlos Nobre.

Entre los finalistas a esta séptima edición, cuyo fallo se hizo público el pasado mes de noviembre, figuraban Tomás Marco y Josep Soler, que junto a otros nombre como Claudio Prieto, Cristóbal Halffter y Luis de Pablo, y el mismo García Abril, forman el corpus principal de la contemporánea española.

"Somos como una gran familia, con sus encuentros y desencuentros, pero sí que tenemos mucha relación entre nosotros", aclara el músico, que con de Pablo, Halffter y Blancafort creó en 1959 el grupo "Nueva Música".

Nacido en Teruel en 1933, ciudad de la que es hijo predilecto, García Abril cree que la conocida como "música culta", aunque el prefiere hablar de "música clásica contemporánea", está "muy necesitada de apoyos", porque "la demanda social de la misma está a límites de bajo cero y no está equilibrada con la que se produce con otras músicas u otras formas de expresión artística".

"Vivimos -comenta- un momento en el que a los jóvenes se les encauza hacia lo comercial y el éxito fácil, y ahí no tiene cabida la música contemporánea".

García Abril es compositor de piezas como "Himno de la Comunidad de Aragón" o sintonías de televisión, como la del programa de Félix Rodríguez de la Fuente, "El hombre y la tierra", o las de series como "Curro Jiménez" o "Fortunata y Jacinta", además de las bandas sonoras de 160 películas como "Sor Citroen", que le hicieron merecedor del Premio Luis Buñuel de Cinematografía, en 1977.

Por eso, cree que este premio lo recibe por "el corpus general" de su obra, aunque puede que "hayan pesado más en la decisión la música de cámara y ópera, así como el hecho de estar muy arraigado en las tradiciones culturales".

"Lo que está claro -destaca- es que la obra de un músico no es una sola pieza, sino que cada pieza es la que completa su obra. Al hablar de la obra de Mozart o Beethoven nos referimos a todas sus composiciones, no sólo a una".

Premio Nacional de Música de 1993, Doctor Honoris Causa por la Universidad Complutense de Madrid en 2003 y el Instituto Superior de Artes de Cuba 2007, García Abril acaba de estrenar en el Festival de Música Clásica de Villanueva del Rosario (Málaga) "Alba de los caminos" y con la Orquesta de RTVE estrenará en marzo su última obra, "Canciones del jardín secreto", con la que celebrará el 75 aniversario de su nacimiento.