Jueves, 18 de Octubre de 2007

La linterna mágica de Kenneth Anger

Se edita en DVD la filmografía de uno de los realizadores más innovadores, personales y deslenguados de EEUU

Eduardo Bravo ·18/10/2007 - 12:26h

Tras años manejar desgastadas cintas VHS y Beta, la empresa norteamericana Fantoma ha lanzado en dos DVD las obras completas de Kenneth Anger. Al menos, aquellas que conforman el ciclo Magick Lantern, corpus fijado por el autor y que recoge ocho de sus cintas. Unas obras que raras veces superan la media hora de duración y cuyos contenidos giran en torno a las enseñanzas del mago inglés Aleister Crowley, la música pop, las motocicletas, las drogas psicoactivas, la iconografía gay y el Hollywood de los años 30 y 40. No en vano, Anger es autor de Hollywood Babilonia, dos libros dedicados a los más jugosos cotilleos de la época dorada de la meca del cine y del que ya existe un tercer volumen, que aún no ha podido ver la luz para evitar las posibles demandas de sus protagonistas, aun vivos.

Genio precoz

Nacido en 1927 en Santa Mónica (California), en el seno de una familia ligada a la industria cinematográfica, Kenneth Wilbur Anglemeyer fue un niño prodigio. A la edad de cuatro años ya actuaba en la versión de El sueño de una noche de verano de Max Reinhardt; a los cinco adoptó el nombre artístico que le ha hecho famoso; y a los nueve rodaba su primera película con la cámara de 16 mm de su padre y un reparto formado por los compañeros del campamento donde pasaba el verano.


En 1947, también con actores no profesionales -en esta ocasión marineros de Los Ángeles que no sabían qué estaban rodando-, Anger aprovechó la ausencia de sus padres durante un fin de semana para filmar en la casa familiar Fireworks. Obra onírica de temática homosexual, inspirada en piezas claves de vanguardia como La sangre de un Poeta
de Jean Cocteau.


Será justamente el escritor francés el que primero reconocerá el talento de Anger al premiar Fireworks en el Festival de Cine Maldito de Biarritz e invitarlo a visitarle en París. En la capital francesa, Anger contactará con los responsables de la Cinemateca, quienes le contratan para ordenar los archivos que, dañados tras la guerra, habían quedado incompletos, sin las bobinas de títulos e imposibles de catalogar.


Aprovechando un viaje a California por asuntos familiares, Anger rueda Inauguration of the Pleasure Dome (1953), película basada en los escritos de Aleister Crowley, personaje al que dedicaría su siguiente trabajo, un documental, actualmente desaparecido, sobre la Abadía de Thelema, templo-comuna fundado por Crowley en Cefalú (Sicilia).

 Magia y rock and roll


Tras varios proyectos fracasados, y una serie de problemas con las autoridades francesas derivadas de su intento de adaptar al cine Los Cantos de Maldoror de Lautréamont, Kenneth Anger regresa definitivamente a Estados Unidos.Allí comprueba los cambios culturales y sociales acaecidos durante su ausencia.


Fruto de ese choque son Scorpio Rising -mediometraje sobre el mundo de los motoristas a ritmo de rock and roll, estética sadomasoquista y considerado el primer vídeo-clip de la historia-, Kustom Kar Kommandos -una visión del mundo de los aficionados a los coches trucados-, el proyecto frustrado Lucifer Rising e Invocation of my Demon Brother, para la que contó con ayuda financiera de Anita Pallemberg y miembros de los Rolling Stones.


Relegado tradicionalmente al circuito de filmotecas y ciclos en museos, estos dos DVD vienen a hacer justicia a una de las mentes más creativas de la historia del cine. Un autor cuyas aportaciones han influido a directores como Scorsese, Warhol, Fassbinder, Lynch, Godard e incluso a la cadena musical MTV.