Jueves, 18 de Octubre de 2007

Sarkozy reta a los huelguistas al asegurar que no cederá

Los atascos y las estaciones vacías de tren han sido la nota dominante en las grandes ciudades francesas durante la mañana

PÚBLICO ·18/10/2007 - 10:55h

El seguimiento de la huelga ha sido masivo, según los sindicatos. AFP

El Gobierno francés "escuchará" los temores y las preocupaciones de los sindicatos que hoy protagonizan la huelga de transporte en contra de la reforma de los regímenes especiales de jubilación, pero mantendrá su determinación y "no cederá". Así lo ha declarado el portavoz del Ejecutivo galo, Laurent Wauquiez, en la emisora 'France-Info'. 

"Estamos aquí para escuchar los temores y las preocupaciones de los huelguistas y responder a ellas. Pero al mismo tiempo estamos muy decididos a pasar de 37,5 años a 40 años de cotización. Es algo sobre lo que no podemos ceder", aclaró Wauquiez.

El portavoz gubernamental justificó la medida alegando que en el régimen especial de jubilación hay unos 150.000 cotizantes para aproximadamente un millón de pensionistas y que "si no se hace un esfuerzo", en diez años será difícil financiar incluso la pensión actual de los afectados por este régimen. 

Recordó, además, que el texto de la reforma de las pensiones que tienen los sindicatos encima de la mesa es el fruto de 80 horas de negociación y que, por lo tanto, no es algo "impuesto" por el ministro de Trabajo, Xavier Bertrand, que siempre ha dicho que su puerta está "abierta". 

En cuanto a si el Gobierno está preparado para afrontar este primer gran movimiento de protesta y las que puedan surgir de aquí a las elecciones municipales de marzo, Wauquiez aseguró que el Ejecutivo quiere "actuar y avanzar" sin esperar a que los temas se queden encima de la mesa esperando que pase la cita electoral. 

"Estamos aquí para actuar, para avanzar, en la concertación, pero para avanzar, con la reforma de las universidades, el poder adquisitivio, las horas extras... ésto es lo que vamos a hacer, no vamos a esperar", garantizó.

Más coches, motos y bicis

La incidencia del paro en los transportes públicos, que comenzó a las 20.00 horas de ayer martes, se ha notado desde primera hora de la mañana en París y alrededores así como una treintena de ciudades de Francia. En la capital, la huelga ha provocado un aumento del tráfico rodado y algunos atascos, pero sobre todo una densidad mayor de motos y bicicletas en las calles.

Quienes entran en el metro o acuden a las estaciones de tren se encuentran con los anuncios advirtiendo de la protesta y andenes y estaciones tienen hoy una menor afluencia de viajeros.

En París, las cuatro estaciones principales estaban casi desiertas y ningún tren circulaba hacia el principal aeropuerto del país, Roissy-Charles de Gaulle, donde pernoctaron decenas de personas para no perder sus vuelos. En cambio, el tráfico aéreo era normal en los dos aeropuertos de París, según las autoridades aéreas.

Además de la capital, la mayor parte de grandes ciudades francesas, entre ellas Marsella y Lyon, se están viendo afectadas por el paro.

Noticias Relacionadas