Archivo de Público
Miércoles, 7 de Mayo de 2008

Garnett dio el triunfo a los Celtics

EFE ·07/05/2008 - 11:03h

EFE - LeBron James de los Cavaliers de Cleveland en los segundos finales del partido tras fallar en dos ocasiones contra los Celtics de Boston.

Peor no se puede jugar un partido de la fase final del campeonato y los Celtics de Boston no entraron a formar parte de la historia negativa de la NBA sólo porque el alero Kevin Garnett se propuso no permitir que su nombre formase parte de la misma.

Que los Celtics no están jugando como el equipo que en la temporada regular consiguió 66 triunfos ya no es ninguna novedad, quedó muy claro en la serie que ganaron por 4-3 a los Hawks de Atlanta.

Pero todavía faltaba por verles hacer peor las cosas y fue en el primero de semifinales de la Conferencia Este que ganaron por 76-72 a los Cavaliers de Cleveland, sólo porque Garnett si dio la talla de jugador estrella.

Garnett, que vio cómo Kobe Bryant le quitaba el premio de Jugador Más Valioso (MVP), se reivindicó en el campo para ser la figura que con 28 puntos le ganó también el duelo individual a LeBron James, en su peor versión.

La victoria permitió a los Celtics ponerse con la ventaja de 1-0 en la serie que disputan al mejor de siete y el segundo partido se jugará, en el mismo escenario del Banknorth Garden, el próximo jueves.

Garnett, que anotó 13 de 22 tiros de campo, consiguió dos canastas decisivas en los últimos 76 segundos del partido cuando los Celtics lograron empatar el marcador a 70-70 y ponerse con la ventaja 74-72 que ya no iban a perder.

El alero estrella de los Celtics estuvo perfecto desde la línea de personal con 2-2, capturó ocho rebotes, repartió tres asistencias y recuperó dos balones para ser el único de los llamados "Big Three" que hizo honor a su condición de figura y jugador clave.

"Fue un partido en el que actuamos como dos pesos pesados que intercambiamos golpes sin definir la pelea y sólo al final ganamos por puntos", comentó Garnett.

El base Rajon Rondo y el veterano Sam Cassell, como reserva, fueron los otros dos jugadores de los Celtics que con 15 y 13 puntos, respectivamente, lograron doble dígitos, mientras que el equipo consiguió un 42,6 por ciento de acierto en los tiros de campo.

La gran decepción para los Celtics fue el hundimiento del alero Paul Pierce que se quedó con sólo cuatro puntos (2 de 14 tiros de campo) y del escolta Ray Allen, que falló los cuatro tiros que hizo a canasta, tres fueron triples, y se quedó sin conseguir un sólo tanto en 37 minutos.

El pobre rendimiento de dos jugadores claves en el sistema de juego de los Celtics con el llamado "Big Three" confirmó que no están teniendo su mejor momento en lo que va de la fase final después de verse forzados a disputar el séptimo partido en la serie de la primera ronda ante los Hawks de Atlanta.

La suerte para los Celtics fue que se encontraron que James, la estrella de los Cavaliers, también protagonizó una de sus peores actuaciones en la fase final y nunca fue factor que ayudase a su equipo a luchar por el triunfo.

James se quedó con sólo 12 puntos después de fallar 16 de 18 tiros de campo, incluidos los seis triples que intento, y acertó con 8 de 10 desde la línea de personal, capturó nueve rebotes y repartió nueve asistencias, pero perdió nada menos que 10 balones.

La estrella de los Cavaliers, que falló los seis últimos tiros a canastas, con 0:55 segundos para concluir el partido falló la que pudo darle al equipo la ventaja parcial de 72-70 y con 0:09 la del empate a 74-74, ambos dos tiros fáciles desde dentro de la pintura.

"Fallé todo lo que intenté anotar, hasta las penetraciones fáciles a canasta que lo hecho con normalidad toda mi vida", comentó James. "No entiendo lo que sucedió".

Con James sumido en los fallos y la mediocridad, sólo el pívot lituano Zydrunas Ilgauskas mantuvo a los Cavaliers en la lucha por conseguir la victoria, que la tuvieron a su alcance, a pesar de conseguir sólo un 30,7 por ciento de acierto en los tiros de campo.

Ilgauskas, que también aportó 12 rebotes, repartió dos asistencias, recuperó dos balones y puso dos tapones, con 1:30 minutos para concluir el partido le daba a los Cavaliers la ventaja parcial de 70-68 y con 0:39 segundos ponía el empate a 72-72.