Martes, 6 de Mayo de 2008

Militantes de la UMP celebran sin Sarkozy el primer aniversario de su elección

EFE ·06/05/2008 - 14:19h

EFE - El presidente francés, Nicolas Sarkozy, momentos antes de dar un discurso sobre trabajo y asuntos sociales en Les Angles (Francia) hoy martes 6 de mayo, cuando se cumple el primer aniversario de su elección al Elíseo.

Dirigentes y militantes del partido conservador gobernante, la UMP, se reunieron hoy en París en el primer aniversario de la elección de Nicolas Sarkozy al Elíseo, en ausencia del protagonista, cuyo nivel de popularidad ha descendido.

Sarkozy optó por no acudir a la sala Gaveau, en la que estaban congregadas unas 2.000 personas y donde, hoy hace un año, había pronunciado su discurso de victoria.

Anteriormente, durante una visita al sureste de Francia para hablar del empleo de los sénior y anunciar una revalorización de las pensiones del 0,8 por ciento el próximo septiembre, el jefe de Estado no quiso hacer balance del año transcurrido.

"No hace falta hacer balances", dijo Sarkozy a la prensa, al señalar que "otros" los hacen. "Mi trabajo es "actuar", subrayó.

Sarkozy, que según los sondeos es el más impopular de los presidentes de la V República tras casi un año de mandato, optó por la discreción en este aniversario e invitó, sin cobertura mediática, a los miembros de su Gobierno y cónyuges a cenar en el Elíseo.

Los sondeos muestran que, si bien poco más de un tercio de los franceses aprueba la acción de Sarkozy, una mayoría está de acuerdo con muchas de sus reformas.

Antes de acudir a la mansión presidencial para la cena de aniversario, el primer ministro, François Fillon, dijo en la sala Gaveau, ante los militantes y dirigentes de la UMP reunidos, que Sarkozy sigue siendo en el fondo de su ser "un militante, un rebelde, que rehúsa que lo ahoguen las costumbres del poder".

Fillon, que supera sensiblemente al jefe de Estado en las encuestas, elogió su aguante: "hay que ser sólido para resistir, como ha hecho, a la avalancha de adversidad y críticas que ha acompañado el primer año de su mandato", dijo.

"La oposición (de izquierdas) se agita pero las reformas son votadas, los ataques llueven pero el presidente avanza", sentenció el jefe del Gobierno conservador, "orgulloso" de "servirle".

Tras pasar revista a las reformas emprendidas y asegurar que, con o sin la crisis económica y financiera internacional, "había y hay que modernizar Francia", Fillon concluyó su intervención con estas palabras: "todos juntos digamos a Nicolas: feliz cumpleaños, señor presidente".