Jueves, 18 de Octubre de 2007

Rodríguez Zapatero dice que el nuevo Tratado era el único posible y que la UE se fortalece

EFE ·18/10/2007 - 11:48h

EFE - Imagen de archivo del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. EFE

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, considera que el Tratado que la cumbre de Lisboa se dispone a aprobar es el único que permite el acuerdo de todos y entiende que la UE sale fortalecida de este proceso.

El diario francés "Le Figaro" publica hoy un artículo del jefe del Ejecutivo español titulado "Un nuevo horizonte para la Unión Europea", en el que asegura que el Consejo de Lisboa está a punto de cerrar una etapa y, al mismo tiempo, de abrir otra nueva, con la aprobación del nuevo Tratado que "nos permitirá actuar conjuntamente y responder a las demandas de nuestros ciudadanos con más eficacia".

Alude al proceso de debates internos para alcanzar este nuevo texto, tras la crisis abierta por el rechazo de franceses y holandeses del anterior Tratado, y se muestra convencido de que permitirá la defensa de los valores de la Unión en el mundo.

"La Unión, lejos de detenerse, ha demostrado su fortaleza ampliando sus fronteras y sentando las bases de nuevas políticas comunes, como la de la inmigración, por la que tanto ha trabajado España, o la energética, sobre la que se sigue trabajando", escribe Rodríguez Zapatero.

Cuando entre en vigor el nuevo documento, la UE tendrá instituciones más estables y un modelo de toma de decisiones más acorde a la nueva realidad de veintisiete países miembros, según el jefe del Gobierno español.

También destaca una acción exterior conjunta "más visible", con la creación de las figuras del Presidente del Consejo Europeo y del Alto Representante de la Unión para los Asuntos Exteriores, que redundará "en una mayor capacidad de irradiar nuestros valores y de constituirse en un factor de paz en la escena internacional".

Para Zapatero, el acuerdo hará posible poner al ciudadano, con sus derechos y libertades, en el centro del proceso de construcción europea al reconocer el carácter jurídicamente vinculante de la Carta de Derechos Fundamentales.

Asimismo, subraya que se profundiza en la democracia participativa europea, con medidas como la iniciativa legislativa popular, que permitirá que un millón de firmas promuevan una nueva iniciativa, el control del respeto a la subsidiariedad por los Parlamentos nacionales o la mayor participación de las regiones en las actividades de la Unión.

En su artículo, Zapatero reconoce que España hubiera deseado avanzar "más rápido y más lejos", pero añade que "hemos avanzado tanto como éramos capaces de hacerlo todos juntos. Era la única de las maneras posibles, hacerlo conjuntamente".

Entre las aportaciones del texto, indica también que valora más la capacidad de consenso que la de veto, ya que amplía el voto de mayoría cualificada a casi medio centenar de nuevas bases jurídicas en materias que, como en el Espacio de Libertad, Seguridad y Justicia, "necesitan para su desarrollo una mayor agilidad".

En cuanto a la política exterior, la fiscalidad, la política social, los recursos financieros de la Unión y la revisión de los Tratados, se preserva la unanimidad, apunta el presidente del Gobierno español.

Consciente de que "la Historia no se detiene", la UE ha de responder a temas como la presión migratoria y el fortalecimiento de su papel en la escena internacional, de manera que permita prestar "la máxima atención" al Mediterráneo y al conflicto de Oriente Medio.

Tras reconocer que la relación transatlántica es "crucial" para Europa, Zapatero afirma que la mirada hacia América Latina debe ser más amplia: "Europa debe comprometerse con el futuro de América Latina. Compartimos valores democráticos y su futuro es esperanzador. Nuestra cooperación puede ser vital para alcanzarlo".

Asimismo, pide una mayor inversión en innovación y tecnología y reducir la dependencia energética del exterior, al tiempo que plantea la obligación de luchar contra el cambio climático y contra la pobreza.