Lunes, 5 de Mayo de 2008

"El dinero barato causa la crisis inmobiliaria"

La economista y escritora Loretta Napoleoni aplica el análisis marxista a la economía de hoy

FERNANDO SAIZ ·05/05/2008 - 21:41h

MÓNICA PATXOT - Loretta Napoleoni, en la terraza de un hotel del centro de Madrid.

Loretta Napoleoni publica esta semana Economía canalla. La nueva realidad del capitalismo, un ensayo descarnado sobre los problemas económicos del mundo actual. Su descripción, “basada en el análisis marxista”, mete el bisturí en el capitalismo global y llega a conclusiones tan controvertidas como que la caída del Muro de Berlín, y la consiguiente extensión de la democracia, ha facilitado la explosión de la economía criminal. En su opinión, la crisis del sector inmobiliario está provocada por la existencia de unos tipos de interés demasiado bajos. Napoleoni, nacida en Roma y que vive actualmente en Londres, se autodefine como “economista” y “ante todo, no política”.

¿En qué consiste exactamente la economía canalla?

Canalla es un término deliberadamente ambiguo. Es la economía ilegal o criminal, pero también la que se mueve en las zonas grises fuera del control de las autoridades, como la prostitución, el esclavismo laboral, la pesca ilegal o las falsificaciones. La idea original del libro era tratar de averiguar por qué no está funcionando el capitalismo global. Y la conclusión a la que he llegado es que, aunque la globalización en sí podrá llegar a ser positiva al final del proceso, en la transición hacia ese nuevo modelo florece la economía canalla, porque los poderes públicos son incapaces de regular un cambio tan rápido y profundo. En realidad, esto ya ha ocurrido antes, por ejemplo durante la Revolución Industrial. Al final, todas estas transformaciones impulsan el progreso, pero mientras tanto pasan cosas tremendasy la economía sufre.

¿La globalización, entonces, es un fenómeno positivo?

Yo creo que era y es inevitable. El capitalismo no tenía otra alternativa. Es como los videojuegos: cuando llegas a un nivel, necesitas otro nivel para seguir jugando. El capitalismo necesitaba la globalización.

"La economía criminal florece en las áreas grises de la globalización"

¿Y que va a ocurrir ahora?

Lo que va a pasar es que Occidente va a ser menos importante que antes y va a tener menos control sobre lo que pasa en el mundo. El nuevo centro se va a desplazar hacia la zona de Asia y Oriente Medio. Y lo que tenemos que hacer es aceptar la inevitabilidad del proceso. Es una ilusión pensar que Estados Unidos va a ser siempre la economía más importante del mundo. Pero esto es difícil de aceptar por parte de los occidentales, que prefieren creer a economistas como Naomi Klein y pensar simplemente que todo es un desastre y que el capitalismo occidental es la causa de todos los problemas, en lugar de admitir que el sistema está cambiando profundamente.

En el libro aparecen continuas referencias a la caída del Muro de Berlín como catalizador de este proceso de cambio...

Sí, la caída del Muro es el estímulo principal de la globalización. Antes de eso, la globalización era incompleta, pero con la destrucción del comunismo y la introducción de la democracia en países del Este de Europa y en Asia, el proceso se puso en marcha. Si no hubiera caído el Muro, no estaríamos hablando de esto aquí.

¿La crisis financiera mundial es otro signode la economía canalla?

Sí, es un ejemplo claro e interesante de la economía canalla, porque es una crisis relacionada con la concesión de hipotecas a gente que no podía pagarlas y que luego se empaquetan como productos financieros. Esto se pudo hacer en EEUU porque no había legislación al respecto, era un área gris. Y ahora tampoco se sabe cómo se va a resolver, porque los bancos se niegan a que se regulen sus actividades, pretenden que se apliquen códigos de autorregulación.

"Hay que aceptar que el nuevo centro del mundo se va a desplazar a Asia"

El otro gran problema de la economía mundial es la subida del precio de los alimentos. ¿Hay suficientes recursos para dar de comer a todo el mundo?

Sí, claro que sí, no es un problema de recursos, sino de precios altos. El neoliberalismo ha creado un modelo que prima la producción para la exportación, y no para el mercado local, de tal forma que se da la paradoja de que países como India o Egipto no producen lo suficiente para el consumo interno y tienen que comprar arroz o trigo a precios internacionales, que son cada vez más altos. Sin embargo, los salarios de los trabajadores que trabajan en el campo no crecen.

En España también tenemos una fuerte crisis en el sector inmobiliario. ¿Qué podemos aprender del ajuste de los precios en Estados Unidos y en Reino Unido?

Todo tiene la misma raíz: unos tipos de interés demasiado bajos. La culpa es del anterior presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan. Eso lo saben todos los economistas de Wall Street. Estados Unidos ha utilizado los tipos de interés bajos para facilitar la transición hacia la globalización. Cada vez que había una crisis, como la México o la de los países del Sudeste asiático, se bajaban los tipos. Y en el sector inmobiliario, el dinero barato provocó el crédito fácil en hipotecas y la gente empezó a demandar pisos no para vivir sino para invertir, y se creó una ilusión de mercado. Ahora, las cosas han cambiado y no hay demanda.

¿Eso vale también para España?

Por supuesto. También aquí los tipos de interés han estado demasiado bajos. ¿Cómo se puede comprar en España o en Italia una vivienda que vale muchísimo dinero con un salario medio de 1.200 euros al mes?

Noticias Relacionadas