Lunes, 5 de Mayo de 2008

El Gobierno tibetano en el exilio niega que el diálogo con China acabara abruptamente

EFE ·05/05/2008 - 17:22h

EFE - Un tibetano en el exilio grita consignas desde un furgón policial tras ser arrestado por la policía nepalí durante una manifestación contra China en Katmandú (Nepal), hoy 5 de mayo de 2008.

El Gobierno tibetano en el exilio negó hoy que las conversaciones entre los enviados del Dalai Lama, Lody Gyari y Kelsang Gyaltsen, y representantes del Ejecutivo de Pekín acabaran de forma abrupta.

"No es verdad. (Las conversaciones) han finalizado siguiendo lo planificado", dijo el primer ministro de la Administración Central Tibetana, con sede en la ciudad india septentrional de Dharamsala, Samdhong Rinpoche, citado por la agencia PTI.

Además, Rinpoche dijo que los enviados trasladaron a los representantes del Gobierno chino el deseo del Dalai Lama de que la paz sea reinstaurada de forma inmediata, así como la necesidad de encontrar una solución amistosa.

Asimismo, calificó de "infundadas" las acusaciones de las autoridades chinas que aseguran que el líder espiritual tibetano está detrás de los episodios de violencia vividos en las últimas semanas en el Tíbet y otras regiones chinas con fuerte presencia tibetana.

"No las aceptamos. Pedimos (a China) que demuestre las acusaciones en contra del Dalai Lama ante el mundo", aseguró el primer ministro, quien añadió que la comunidad internacional sabe que el líder tibetano defiende la paz.

Según la agencia oficial china Xinhua, los representantes, que ayer mantuvieron su primera reunión, acordaron mantener una nueva ronda de consultas, aunque Rinpoche no hizo ninguna referencia a ella.

La agencia estatal cita a fuentes anónimas presentes en el encuentro en la ciudad sureña de Shenzhen entre los emisarios del Dalai Lama y Zhu Weiqun y Sitar, del Departamento de Trabajo del Frente Unido del Partido Comunista de China (PCCh), sin capacidad de decisión.

"El Dalai Lama debe dejar de intentar dividir China y de tramar, de incitar a la violencia y de interrumpir y sabotear los Juegos Olímpicos de Pekín para crear las condiciones adecuadas para una nueva ronda", señaló anoche la agencia oficial Xinhua.

El Dalai Lama está exiliado en Dharamsala desde el fracaso de un levantamiento tibetano contra el régimen chino en 1959.