Domingo, 4 de Mayo de 2008

Los pasajeros españoles del Assalama se negaron a viajar a Gran Canaria

EFE ·04/05/2008 - 19:26h

EFE - El responsable de Recursos Humanos de la naviera Armas, José Antonio Jordán, informa a los medios de comunicación que los pasajeros españoles del buque siniestrado Assalama, que estaba previsto que viajaran hoy a Gran Canaria, se negaron finalmente a embarcar y decidieron quedarse en El Aaiún.

Los siete pasajeros españoles del buque siniestrado Assalama que estaba previsto que viajaran hoy a Gran Canaria se negaron finalmente a embarcar y decidieron quedarse en El Aaiún con el resto del pasaje, un total de 68 personas, informó el representante de Armas, José Antonio Jordán

El director de Recursos Humanos de la naviera viajó a El Aaiún el día del accidente y hoy, a su regreso a Gran Canaria, explicó en el Aeropuerto que la compañía no volverá a fletar un avión para el pasaje hasta que este comunique su intención de regresar.

Finalmente sólo viajaron a Gran Canaria 19 miembros de la tripulación, pues los otros diez tuvieron que permanecer en El Aaiún hasta resolver trámites burocráticos, y se negaron a ofrecer detalles del naufragio porque tienen órdenes, dijo el primer oficial, de no hablar.

"No puedo contar nada de momento", exclamó el primer oficial, quien agregó que "están todos perfectamente, al igual que los pasajeros, que es lo importante".

Las quejas del pasaje no se deben, dijo el director de Recursos Humanos, José Antonio Jordán, a que la naviera "no haya puesto todos los medios a su alcance", lo que ha hecho incluso "por encima de lo que esta obligado", pues desde el principio puso transporte terrestre, dinero y hotel, algo que continúa sufragando tras la negativa de los 68 pasajeros a viajar a Canarias.

"Francamente creo que lo que hay que hacer es venirse a Las Palmas, cada cual a su domicilio", y una vez en las islas realizar "la reclamación de daños, que es una reclamación personal", agregó Jordán.

Sobre las motivaciones del pasaje para negarse a regresar aseguró que "en realidad" desconoce cuál es el desacuerdo, pues el armador ha intentado repatriar al pasaje cumpliendo sus obligaciones legales -y por encima, con creces, apostilló-, y para negociar con la compañía aseguradora, que se ha hecho cargo del barco, a su juicio deberían viajar a la isla, donde está la oficina de P&I.

Por ello, consideró que "será apetito" de ellos el no querer regresar a Canarias, lo que consideró un fallo de estrategia por parte del pasaje.