Miércoles, 17 de Octubre de 2007

El BBVA integrará sus cuatro bancos en EE.UU. en una sola entidad

EFE ·17/10/2007 - 21:13h

EFE - El presidente de la institución, Francisco González (en la imagen), aseguró en una rueda de prensa celebrada en Washington que la presencia en Estados Unidos "puede ser muy importante en la historia del grupo". EFE

El BBVA hizo hoy oficial su apuesta por EEUU al anunciar que integrará los cuatro bancos que ha adquirido en ese país en una única entidad y adelantar que la filial generará casi un 10 por ciento del beneficio del grupo para el 2008.

"Esto es el inicio de algo que puede ser muy importante", señaló el presidente de la institución, Francisco González, quien participó en una rueda de prensa en Washington acompañado por el consejero delegado del banco, José Ignacio Goirigolzarri.

El BBVA comenzó su desembarco en el mercado estadounidense en el 2003 al dar carácter de sucursal corporativa a la oficina de Nueva York.

A ese primer paso, le siguió la adquisición del californiano Valley Bank en el 2004, la de Laredo National Bank (Texas) en el 2005 y la de Texas Regional Bancshares y State National Bank, otras dos entidades del suroeste de EEUU, en el 2006.

La campaña culminó este año con la compra de Compass, una operación valorada en 6.600 millones de euros, la mayor en la historia del BBVA.

González aseguró que no planea hacerse con más bancos en Estados Unidos e insistió en que con los activos en su poder tienen ya "una fuerte presencia en el sur" del país.

En la actualidad, el BBVA cuenta con 665 oficinas en siete estados (California, Arizona, Nuevo México, Texas, Colorado, Alabama y Florida) y más de 55.000 millones de dólares en activos, lo que le convierte en el primer banco regional del sur de EEUU y en el número 19 del país.

Con esa presencia apunta a una clientela potencial de 101 millones de personas.

Pese a apostar por un mercado con 44 millones de hispanos, González dijo hoy que la filial estadounidense no será un banco de hispanos, "sino un banco absolutamente americano" que apunta al conjunto de la población.

Sea como sea, la estrategia para EEUU se concreta en momentos de desaceleración económica, que se ha visto agravada a raíz de los problemas de morosidad en el sector de las hipotecas de alto riesgo (subprime).

El Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó hoy que EEUU crecerá sólo un 1,9 por ciento este año y el próximo, y alertó que no está claro si el acceso y el coste del crédito se verán afectados en el conjunto de la economía a raíz de la reciente inestabilidad en los mercados financieros.

El organismo señaló que una reducción significativa de la cartera de préstamos de las instituciones financieras tendría repercusiones "claramente" negativas sobre las perspectivas del país.

Pese a esos negros augurios, González se mostró hoy optimista y empezó por decir que ninguno de sus cuatro bancos tiene exposición al mercado de las hipotecas de alto riesgo.

Reconoció que el enfriamiento de la primera economía mundial hace que la capacidad de generar negocio sea "más compleja".

Insistió, de todos modos, en que el sur de EEUU tiene una tasa de crecimiento económico superior a la media del país.

"La franja es la que tiene más crecimiento de EEUU, está creciendo a una media de entre el 4 y el 4,5 por ciento", insistió.

Recordó que en los seis estados donde opera Compass (Alabama, Arizona, Colorado, Florida, Nuevo México y Texas) se espera que la población aumente a un ritmo del 11,7 por ciento, frente al 6,7 por ciento del resto del país.

"Lo que está pasando en EEUU no tiene un gran impacto en toda esa operación", afirmó.

Restó también importancia a la actual crisis de liquidez, al señalar que "no creo que estemos ante episodios de mucha gravedad. Estamos ante episodios de ajuste necesarios. Volveremos a encontrar equilibrio con el tiempo".

Aseguró que las recientes turbulencias no han afectado las previsiones de crecimiento de resultados del banco, "que son las mismas que antes del verano".

González tiene previsto reunirse hoy en Washington con diputados y senadores de Alabama y Texas, los dos estados donde son mayores las operaciones del grupo y a los que el ejecutivo planea viajar en los próximos días.