Sábado, 3 de Mayo de 2008

Familiares de los McCann recuerdan un año de la desaparición de la niña inglesa

EFE ·03/05/2008 - 13:39h

EFE - Kate y Gerry McCann a su llegada a la iglesia de Santa María y San Juan en Rothley, Leicestershire, Reino Unido, para asistir a una misa por el primer aniversario de la desaparición de su hija Madeleine.

Familiares del matrimonio McCann recordaron hoy la desaparición, hace justo un año, de Madeleine en la localidad de Praia da Luz, en el Algarve (sur de Portugal), con una misa en la iglesia adonde solían acudir los padres de la niña inglesa.

El tío paterno de la pequeña, John McCann, participó en una misa en la iglesia de Praia da Luz a la que, como estaba previsto, no acudieron los padres de Madeleine, cuya desaparición doce meses después es todavía un misterio sin aclarar.

La iglesia, donde a diario oraba el matrimonio McCann entre los meses de mayo y septiembre del año pasado, fue escenario de una emotiva ceremonia que recordó un caso que tomó dimensiones mundiales desde el punto de vista mediático.

La hermana del padre, Gerry McCann, Patricia; el marido de ésta y un primo de la madre de Madeleine, Michael Wright, estuvieron también presentes en el acto oficiado por el párroco local José Pacheco y el padre anglicano Haynes Hubbard.

El rapto o la muerte de Madeleine son las dos hipótesis barajadas sobre el paradero de la niña inglesa, cuyo caso sigue sin tener una respuesta de la Policía portuguesa, que mantiene sobre sus progenitores el cargo de "arguido" o sospechoso formal, pero sin acusarlos de forma oficial o exculparlos de manera definitiva.

La niña desapareció el 3 de mayo de 2007, cuando dormía con sus dos hermanos gemelos y en el momento en que sus padres y un grupo de amigos también británicos cenaban en un restaurante cercano del complejo turístico "Ocean Club", de Praia da Luz.

Más de 300 efectivos de diferentes cuerpos policiales llevaron a cabo intensas búsquedas en los tres primeros días de la desaparición, cuando el director de la Policía Judicial (PJ) de Faro, Guilhermino Encarnaçao, anunció que había elementos para asegurar que se trataba de un rapto.

A los once días de la desaparición de la niña, la PJ -el cuerpo policial encargado de la investigación- constituyó en "arguido" al ciudadano británico de 34 años Robert Murat, un empresario del sector inmobiliario que actuó de intérprete con la Policía en los primeros días de búsqueda.

Sin embargo, Murat, que reside a poco más de 100 metros de donde desapareció Madeleine, no pudo ser detenido por falta de pruebas.

La PJ cambió bruscamente el rumbo de las investigaciones el pasado mes de agosto y del rapto pasó a filtrar mensajes a través de la prensa portuguesa que apuntaban a la hipotética muerte accidental de Madeleine, recayendo las sospechas sobre sus propios progenitores, ambos médicos.

Las supuestas pistas del cadáver de Madeleine que unos perros británicos especialmente entrenados para ello encontraron ese mes en los efectos personales del matrimonio y en el vehículo de alquiler que usaban en el Algarve llevó a la Policía a convertir a los padres en principales sospechosos, tras haber sido considerados víctimas.

Los padres fueron interrogados durante largas horas los días 6 y 7 de septiembre y constituidos en "arguidos", a lo que los progenitores de Madeleine respondieron con su vuelta a Inglaterra dos días después, en una mediática salida de Portugal por el aeropuerto de Faro.

El hasta entonces coordinador del proceso de la PJ, Gonçalo Amaral, criticó en octubre a la Policía británica por hacer, en su opinión, la voluntad del matrimonio McCann, lo que le valió ser apartado del caso de forma fulminante.

Amaral, defensor de la tesis que implica a los padres en la desaparición de la niña, hizo saber recientemente que demandará a los medios británicos que le difamaron.

Por su parte, el director nacional de la PJ, Alípio Ribeiro, apareció en escena el pasado febrero para reconocer cierta precipitación al haber constituido en sospechosos formales a los McCann, afirmación que creó malestar entre sus subordinados.