Sábado, 3 de Mayo de 2008

Ex-directivo de Siemens confirma presuntos sobornos a Argentina

EFE ·03/05/2008 - 15:40h

EFE - Un ex-directivo de Siemens reforzó ante la fiscalía de Múnich las sospechas de que el ex-presidente de la compañía, Heinrich von Pierer, en la foto, no sólo estaba al corriente, sino que "animó" al pago de sobornos en países como Argentina.

Un ex-directivo de Siemens reforzó ante la fiscalía de Múnich las sospechas de que el ex-presidente de la compañía, Heinrich von Pierer, no sólo estaba al corriente, sino que "animó" al pago de sobornos en países como Argentina.

Así lo afirma en su última edición el semanario "Der Spiegel", a la venta el domingo, según el cual el pasado martes un antiguo directivo de la compañía corroboró ante el fiscal buena parte de las sospechas sobre Pierer.

Las investigaciones se centran en supuestos pagos irregulares al gobierno de Buenos Aires, en 1998, para un contrato millonario relacionado con el suministro de sistemas digitalizados de control de pasaportes y documentos de identidad.

Dos semanas atrás, otro ex directivo de Siemens había imputado ya en el asunto a Pierer y otros altos responsables de la compañía, como Heinz Joachim Neubürger, Voler Jung y Uriel Sharef.

El consejo de vigilancia de Siemens decidió encargar a su comité anti-corrupción, formado por seis personas, la investigación del asunto y la responsabilidad de sus cargos y ex cargos en los casos de corrupción en el extranjero.

Desde hace meses, la compañía está sacudida por los escándalos de corrupción desde sus altos cargos y se estima que desde cuentas paralelas o contabilidad "negra" se han hecho pagos irregulares por valor de 1.300 millones de euros al extranjero.

El presidente de Siemens, Peter Löscher, se declaró esta semana horrorizado ante la magnitud del asunto y las revelaciones que se suceden en las investigaciones aún en curso.

Se estima que, solo en gastos de abogados y sanciones diversas, el asunto ha costado ya a la compañía 1.800 millones de euros.

El grupo industrial teme además largas negociaciones con las autoridades de supervisión bursátil de EEUU.

Junto a las investigaciones en Alemania, Siemens debe afrontar posibles multas millonarias en EEUU y podría incluso quedar excluido de encargos públicos.