Miércoles, 17 de Octubre de 2007

Los partidos socialistas europeos asesoran al comunismo chino

China pretende acercarse al modelo del estado de bienestar mientras los europeos le exigen más democracia y derechos humanos

ANDREA RODES ·17/10/2007 - 18:48h

Un turista se fotografía frente a símbolos comunistas

Ningún partido político europeo ha sido invitado al Congreso del Partido Comunista Chino (PCCh), pero muchas de las políticas sociales que se debaten esta semana en Pekín son europeas.

Desde que China empezó su etapa de reforma y apertura a finales de los 80, los contactos entre el PCCh y algunos partidos socialistas europeos son cada vez más frecuentes.

El interés es mutuo: China busca en el socialismo europeo medidas para mejorar el bienestar del país, y los partidos europeos aprovechan estos encuentros para exigir más democracia y derechos humanos al gigante asiático.

"El PCCh no copiará a ciegas los modelos de partidos socialistas europeos", anunció Zhang Zhijun, vice-secretario de Relaciones Internacionales del PCCh, una semana antes del inicio del Congreso.

"30 años de reforma han probado que el socialismo con características chinas es el modelo correcto a seguir", añadió Zhang. Esto no impide que el socialismo "a la china" incluya políticas aprendidas en los encuentros con políticos europeos.

El mismo Zhang encabezará la delegación del PCCh que visitará España del 29 al 31 de este mes para reunirse con el PSOE, según informa Orestes Suárez, coordinador de la secretaría de Relaciones Internacionales del PSOE.

"Su principal interés son las políticas sociales", explica Suárez. Una de las cuestiones fundamentales en el 17º Congreso es idear las reformas sociales que permitan mantener el desarrollo económico sin acentuar el desequilibrio social en un país donde las desigualdades entre ricos y pobres son cada vez mayores.

El PSOE también presta asesoramiento en políticas de igualdad relacionados con mujeres y jóvenes. El próximo noviembre, la Secretaria de Igualdad del PSOE, Maribel Montaño, viajará a China para mantener encuentros con distintas organizaciones de mujeres.

"Las reformas democráticas no son prioritarias" 

"En estos encuentros siempre expresamos nuestro compromiso con la democracia, la libertad y el respeto de los derechos humanos", añade Suárez. Pero las reformas democráticas no son todavía una prioridad para el PCCh.

El primer ministro Wen Jiabao ha repetido en diversas ocasiones que China todavía deberá esperar cien años para integrar la democracia. Por este motivo, algunos partidos europeos, como el Vansterpartiet, el Partido de la Izquierda sueca, renuncian a mantener contacto con el PCCh.

"La ideología política no tendría que ser una barrera para el intercambio político entre partidos", dijo Zhang.

Una delegación del Partido de los Socialistas Europeos, PES, encabezada por su presidente danés Nyrup Rasmussen, visitó China el pasado julio para dialogar sobre los temas que se abordarían en el 17 Congreso, como la teoría de la "sociedad armoniosa".

"Existen paralelos entre la teoría de la "sociedad armoniosa" y el modelo de " nueva Europa social" que defiende el PES", explica Julian Scola, portavoz del departamento internacional del PES. Ambos modelos buscan mejorar el bienestar de la sociedad en una economía de libre mercado.

El modelo escandinavo 

El modelo socialista escandinavo es uno de los más estudiados por el PCCh, ya que combina una fuerte intervención estatal en temas protección social con un mercado laboral flexible y una economía muy competitiva.

A principios de este año, un profesor retirado del PCCh, Xie Tao, escribió un polémico artículo exigiendo una reforma del país basada en el modelo de "socialismo democrático" escandinavo. La maquinaria propagandística del PCCh se puso en marcha enseguida para criticar las ideas de Xie.

Según el portavoz del PES, el diálogo con el PCCh es esencial para que China avance en términos de derechos humanos y democracia, y se comprometa con problemas globales, como el cambio climático.

El modelo socialista europeo no es el único que tiene en cuenta el PCCh."Hay que convencer al PCCh de que el modelo europeo es el más adecuado para garantizar la justicia social, la democracia y la mejora del medioambiente en una economía de libre mercado", añade Scola.

Una tarea complicada, teniendo en cuenta que en los últimos 20 años el bienestar del gigante asiático se ha multiplicado sin que las reformas democráticas hayan llegado.

Noticias Relacionadas