Viernes, 2 de Mayo de 2008

Antiinflamatorio mortal para buitres

Las poblaciones de tres carroñeros podrían desaparecer en 10 años si no se elimina este fármaco del ganado

MARÍA GARCÍA DE LA FUENTE ·02/05/2008 - 20:25h

Nick Lindsay/ZSL - Tres ejemplares de buitre dorsicano blanco (Gyps africanus).

Los medicamentos se diseñan para curar o aliviar enfermedades. Y ese es el caso de diclofenaco, un analgésico y antiinflamatorio no esteroideo que se comercializa para uso en humanos en EEUU, Europa e India, entre otros. Sin embargo, sus efectos beneficiosos para el ser humano son perjudiciales para las tres especies de buitres que habitan en la India: el buitre dorsicano blanco (Gyps africanus), el buitre picofino (Gyps tenuirostris) y el buitre hindú (Gyps indicus). Las tres se encuentran en peligro de extinción.

En India, el fármaco se empezó a administrar al ganado como un antiinflamatorio, pero para uno de sus depredadores ha resultado mortal. El buitre dorsicano blanco ha sufrido un declive catastrófico por ingesta de carroña tratada con este fármaco. El diclofenaco produce daños en el riñón, que acaban causando la muerte de los buitres.

Las poblaciones de este ave han caído un 40% este año respecto al anterior, y en el conjunto de buitres endémicos de la India, el descenso es del 97% desde 1992, según los últimos censos realizados.

Los investigadores analizaron las comunidades de buitres del norte y centro de India, entre marzo y junio del año pasado, y recorrieron más de 18.900 kilómetros. Los investigadores afirman en el estudio, publicado en la revista de la Sociedad de Historia Natural de Bombay, que los buitres podrían desaparecer de India en 10 años, dada su tasa de desaparición actual, la mayor de cualquier ave silvestre, incluida el dodo.

"Las tres especies han caído hasta unos pocos cientos de individuos o menos a lo largo del país y podría extinguirse en menos de una década", indican los científicos. Así, la población oriental de buitre dorsicano blanco ronda los 11.000 ejemplares en la India, frente a los millones de la década de los 80, mientras que las comunidades de buitre picofino e hindú han descendido a alrededor de 45.000 y 1.000, respectivamente.

Prohibir el diclofenaco en India
La única solución para evitar la extinción de las tres especies de buitres de India en estado salvaje es, según los científicos, prohibir la administración de diclofenaco para uso veterinario y colocar más comederos para los carroñeros. "Se deben redoblar los esfuerzos para retirar el diclofenaco de la comida de los buitres (carroña de ganado medicado) y proteger y dar de comer a las poblaciones viables en cautividad", apunta el autor principal del estudio, el doctor Vibhu Prakash, de la Sociedad de Historia Natural de Bombay.

Y el doctor Andrew Cunningham, investigador de la Sociedad Zoológica de Londres, añade que la alimentación en cautividad "es la última esperanza". Las últimas investigaciones apuntan que, además del diclofenaco, otros antiinflamatorios, como carprofen y flunixin, provocan daños en el riñón de estos grandes carroñeros.