Miércoles, 17 de Octubre de 2007

Arroyo dice que "me parece lamentable el ataque que se está haciendo al arte"

EFE ·17/10/2007 - 18:06h

EFE - El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, conversa con el artista español Eduardo Arroyo (d) en un acto por el festival VivAmérica en Madrid la semana pasada. EFE

El artista madrileño Eduardo Arroyo ha denunciado hoy, en el acto de presentación de una retrospectiva de su obra sobre papel, que le parece "lamentable" el ataque al arte que, en su opinión, se está produciendo en la actualidad.

Arroyo ha justificado su denuncia afirmando: "para mí, el arte tiene un sentido, y produce bastante tristeza que a nadie le interese el arte".

Sin embargo, el artista considera que "no se debe culpabilizar ni al lector ni al espectador de ese poco interés por el arte, pues la culpa es del propio sector del arte".

Reconoce Arroyo que "España no ha tenido una historia muy propicia para el buen gusto, ni para la literatura ni para el arte", y añade que no es casual que, "en literatura, las grandes generaciones coinciden con los mayores desastres".

La Galería Carles Taché exhibe desde hoy 45 de sus obras sobre papel, realizadas entre 1960 y 2007, que recorren prácticamente toda su carrera artística.

Pintor, escultor, escenógrafo y también escritor, Eduardo Arroyo (Madrid, 1937) se trasladó a París en 1958, y allí, en una ciudad en la que imperaba la abstracción, el pintor emergió como uno de los exponentes del Pop Art francés y como protagonista ineludible de una nueva vanguardia figurativa.

La exposición es un anticipo de lo que será "un gran libro que recogerá entre 150 y 200 obras de Arroyo realizadas sobre papel, un volumen con carácter de catálogo razonado que seguirá la misma filosofía del editado sobre el 'Saura erótico'", ha señalado en declaraciones a Efe el galerista Carles Taché, que impulsa el proyecto.

El artista confiesa que ese catálogo será como "un panorama raro y complicado de hacer" y apunta que, "sin duda, será una reivindicación del trabajo sobre papel".

Aunque el papel es el elemento común de las 45 obras expuestas, "en la retrospectiva se pueden contemplar diferentes técnicas, como el dibujo, el 'collage' o el croquis".

La pieza más antigua es "Napoleón" (1960), en la que el autor juega con la efigie del militar francés y los colores de la bandera 'tricolor'.

En la misma sala se exhiben las obras de mayor tamaño, dos obras de la serie "Money" (1989), en las que construye sendos retratos femeninos a partir de los símbolos de monedas -la lira, el franco francés, el dólar, la libra esterlina-.

Cuatro cuadros remiten a una técnica que Arroyo utilizó desde 1976 y durante los años ochenta, el papel de lija recortado y pegado, que tiene una triple función: "cubre, oculta y pone de relieve".