Miércoles, 30 de Abril de 2008

Fuerzas de seguridad detienen a presuntos terroristas islamistas

EFE ·30/04/2008 - 14:10h

EFE - Agentes de la policía mauritana detienen a uno de los presuntos autores del asesinato de cuatro turistas franceses en Nuakchot, Mauritania, el pasado 10 de abril.

La gendarmería mauritana detuvo la pasada madrugada a varios activistas salafistas, entre ellos los presuntos autores del asesinato de cuatro turistas franceses y del ataque contra la Embajada de Israel en Nuakchot, dijeron hoy a EFE fuentes oficiales.

Se trata de Sidi Uld Sidna, uno de los presuntos autores del asesinato, el pasado diciembre, de los turistas franceses, y de El Jadim Uld Semane, que participó en un ataque a principios de febrero contra la legación diplomática israelí.

Otros dos presuntos terroristas salafistas fueron también detenidos en la misma operación y a uno de ellos las fuentes le identificaron como Taghi Uld Yusef.

Uld Sidna era buscado por las fuerzas de seguridad mauritanas desde que se fugó del Palacio de Justicia de Nuakchot el pasado 3 de abril y las autoridades habían ofrecido una recompensa a quien suministrara informaciones que pudieran conducir a su detención.

El 24 de diciembre atacó, con otros dos cómplices -Maaruf Uld Heibe y Mohamed Uld Chebarnu- a cinco turistas franceses cerca de la ciudad de Aleg (a unos 250 kilómetros al sur de Nuakchot), cuatro de los cuales murieron.

Después del ataque, los tres consiguieron salir del país pero Uld Sidna y Uld Chebarnu fueron detenidos el 12 de enero en Guinea Bissau, desde donde fueron extraditados a Mauritania.

Uld Heibe, por su parte, continuaba en libertad hasta que el pasado 10 de abril fue capturado por las fuerzas de seguridad en Nuakchot, disfrazado de mujer.

Uld Semane había sido detenido en Nuakchot anteriormente por sus vinculaciones salafistas pero se fugó de la cárcel y abandonó el país, aunque se le identificó como uno de los presuntos autores del ataque contra la Embajada de Israel, el 1 de febrero pasado.

Consiguió escapar a las fuerzas de seguridad e incluso pudo regresar a Nuakchot, contraer matrimonio y acompañar a su esposa hasta Nuadibú (470 kilómetros al norte de la capital) y volver a desaparecer.

Esto ocurrió semanas antes de la fuga de Uld Sidna, suceso que provocó una intensa búsqueda de presuntos activistas salafistas en todo el país, que alcanzó su momento más dramático el pasado 7 de abril, cuando las fuerzas de seguridad y los islamistas se enfrentaron en Nuakchot.